Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto conmemorativo del 150 Aniversario del Excelentísimo Instituto Agrícola Catalán de San Isidro

Barcelona, 21.05.2001

A

mb satisfacció i agraïment vaig acceptar la presidència del Comité d' Honor creat per a conmemorar el cent cinquantè aniversari del Excel.lentíssim Institut Agrícola Català de Sant Isidre. Gràcies, una vegada més, al seu president i a la seva amabilitat, per desitjar que presidís l'acte d'avui amb tots vosaltres.

El vostre emblemàtic abeller va ser fundat l'any mil vuit-cents cinquanta-ú per un grapat de nobles ciutadans, valedors honestos d'un projecte il.lustrat que s'el van emportar d'Europa per amor a Espanya i a Catalunya. Ho va ser també per una emergent, inquieta i industriosa burgesia, autèntica locomotora de la economia i les finances espanyoles.

Aquest Institut ha viscut diversos regimens politics i diverses situacions socials, de vegades tranquiles i altres d'agitades, però sempre s'ha mantingut fidel i constant al seu propòsit: la defensa i emancipació econòmica de l'agricultura i els empresaris agraris de tot el pais, i el respecte a la propietat i al patrimoni.

Essencialment català, i a la vegada generosament espanyol i internacional, des del seus inicis ha representat a Espanya en moltes ocasions. El seu tarannà, profundament civil, obert i sense fronteres, s'ha anat emmotllant a les necessitats que el temps li ha reclamat.

La ciutat de Barcelona, i també la seva Diputació, van lliurar a l'Institut Agrícola, llurs medalles d'or, donat que la Catalunya i la Barcelona dels segles dinou i vint no seria possible entendre-les sense l'Institut Agrícola, ni tampoc l'Institut Agrícola s'entendria sense Barcelona ni Catalunya.

Perquè Barcelona és també una capital rural, una "ciutat dels cabalers", que en enderrocar part de les seves muralles, va necessitar de l'Institut Agrícola i dels seus "germans hereus" per a crèixer. El mil vuit-cents noranta va ser l'Eixample, i avui ho és, en plé dos mil-ú, el Baix Llobregat. Barcelona i Catalunya continuen avui creixent potents i germanades en tots els sentits, i ho fan també, sens dubte, en favor del seu món rural.

Conforme a su específica vocación, esta asociación, decana en España, ha atendido desde su nacimiento todos aquellos aspectos relacionados con el ámbito rural, tanto legales y económicos, como técnicos, culturales y sociales.

Como hizo en sus orígenes, hoy sigue promoviendo la comprensión y la defensa de la actividad agraria como sector económico rentable, sostenible y en sintonía con el medio ambiente, así como el orgullo y la sana responsabilidad de ser propietario y empresario en el mundo rural.

Pues la naciente sensibilidad por el medio ambiente, la seguridad y la calidad alimentarias, la utilización de nuestro patrimonio histórico y cultural como algo vivo y al alcance de todos, la creación de un espacio que facilite a propios y extraños su disfrute como lugar de encuentro, de ocio y también como recurso turístico, pasa de forma inevitable por el respeto a los habitantes de cada pueblo y comarca, por el reconocimiento de su propio patrimonio económico y cultural.

Los empresarios y propietarios agrícolas aquí representados saben bien que la generación de riqueza y el uso social, cultural y lúdico del suelo rústico y su producción agraria han de partir también del respeto a los planteamientos y decisiones propios en sintonía con los demás sectores implicados. Sólo a base de pequeños pero continuos pasos, compartiendo actitudes, conocimientos y experiencia, se pueden alcanzar compromisos satisfactorios para todos, que sirvan al interés general.

El Institut Agrícola acude a esta tarea con honestidad y sabio proceder, y con una experiencia que hace de él un verdadero referente para las asociaciones de propietarios y empresarios agrarios y rurales.

Sé que no es necesario que os aliente mucho más en vuestra importante tarea. Pero la moderna España de las ciudades necesita de instituciones señeras como la vuestra, que ayuden a un conocimiento más claro y al establecimiento de definidas y productivas relaciones entre el campo y la ciudad; formando e informando, trabajando para desarrollar y consolidar un factor humano emprendedor y joven, que sea capaz de crear empresa y riqueza social y económica.

Por ello, que os anime a continuar vuestra trayectoria, afrontando el futuro con realismo, con el fin de que, una vez más, el asociacionismo civil catalán siga marcando pautas. En vuestro caso, iluminado el camino para la consolidación de un mundo rural y agrario activo, ciudadano y moderno.

Moltes gràcies a tots per la seva atenció i per molts anys.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+