Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de inauguración de la Cumbre Económico-Socialeuromediterránea

Madrid, 12.12.1995

A

​ntes de dirigirme a ustedes para declarar inagurada la Cumbre Económico-Social Euromediterranea, quiero expresar, desde esta tribuna, mi repulsa y condena por el atentado que tuvo lugar ayer en Madrid al mismo tiempo  que manifestar mi dolor y consternación por la pérdida irreparable de tantas vidas humanas. El respeto a la vida constituye el principio básico y esencial de nuestro sistema y quienes lo niegan muestran su mayor desprecio a los derechos fundamentales de la persona.

Desde la profunda tristeza que hoy a todos nos embarga pero con la fortaleza y serenidad de ánimo que ha de presidir nuestras conductas he de manifestar que nada ni nadie, puede apartar a la sociedad española de sus deseos de convivencia en paz, libertad y progreso. Finalmente quiero expresar mi condolencia y solidaridad a los familiares de las victimas y desear a los heridos una pronta y feliz recuperación.

Es para mí un motivo de gran satisfacción presidir la sesión de apertura de la Cumbre Económico Social Euromediterránea que reúne a los representantes de las fuerzas sociales de un lado y otro del Mediterráneo y  también visitar por primera vez esta sede en un acto de tanta significación y de tan prometedora proyección de futuro.

En efecto, hace apenas dos semanas los gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea y de los países ribereños del Mediterráneo aprobaron en la Conferencia de Barcelona un Proyecto de Colaboración Euromediterránea que pretende la consecución de un futuro conjunto de paz, estabilidad y desarrollo económico en la región.

Este acuerdo supone sin duda un acontecimiento histórico para el Mediterráneo, una región que ha atravesado momentos de esplendor en la historia de las civilizaciones y que ha sufrido también situaciones difíciles y enfrentamientos entre pueblos, religiones y culturas.

Vuestra reunión es la prolongación natural de este hecho y un elemento fundamental para su puesta en marcha. Es un punto de partida y no un lugar de llegada.

Los gobiernos han conseguido alcanzar un acuerdo que no era fácil de lograr. El consenso político se ha alcanzado felizmente, tras años de esfuerzo. La puerta está abierta para iniciar el camino de la cooperación y la prosperidad en la región. Ahora es necesario afianzar el compromiso de quienes tienen en su mano la posibilidad de asegurar que el proceso de cooperación llegue a todos los estratos de la sociedad mediterránea.

La cooperación en nuestra región será un éxito si el espíritu de los gobiernos se extiende a las fuerzas sociales. Las aportaciones de las organizaciones representativas de los intereses económicos y sociales al proceso que se inicia serán, sin duda, inestimables.

De ahí la necesidad de potenciar la colaboración y el diálogo desde unas convicciones profundas de apertura y concordia. Las relaciones económicas y sociales son precisamente un lugar privilegiado en el que podemos poner en práctica estos principios, y el banco de pruebas de nuestra capacidad de entendimiento mutuo.

Unas y otras nos ayudan a articular una convivencia común que convierta nuestra diversidad natural en un fecundo intercambio de propuestas culturales e ideológicas, y haga derivar nuestras eventuales disensiones hacia soluciones de concordia mutuamente beneficiosas.

Los Consejos Económicos y Sociales, como instituciones de diálogo social, están llamadas a desarrollar una labor determinante en este sentido. En su seno aúnan la representación de los diferentes actores sociales y económicos. Desempeñan en cada país una importante función que ayuda a facilitar la comprensión mutua y el entendimiento en las siempre difíciles relaciones entre intereses contrapuestos. Con sus análisis, aportan una información tan  necesaria como completa acerca del sentir  de los interlocutores sociales, facilitando y colaborando así en la labor de gobierno.

Esta disposición al dialogo les convierte en foros privilegiados para facilitar el conocimiento mutuo, a través de sus intercambios y trabajo en común, e iniciar una colaboración estrechamente ligada a la labor emprendida por los gobiernos de la Unión Europea y de los países ribereños.

La representación diversa que existe en los Consejos permite también realizar un seguimiento de los avances del proceso de cooperación euromediterránea en los distintos ámbitos económicos y sociales del mismo, facilitando el tratamiento conjunto de aspectos sectoriales de gran transcendencia como la agricultura, el medio ambiente, las migraciones, el empleo de los jóvenes, o la industria.

Los puntos de partida en los niveles de desarrollo son muy distintos en unos y otros países, pero lo importante es lograr la armonía necesaria para conseguir en el Mediterráneo una zona de estabilidad que todos deseamos.

La tarea que hoy se inicia con esta Cumbre tendrá la continuidad adecuada en la medida en que las distintas sociedades que conforman la cuenca mediterránea tengan un grado de articulación suficiente y puedan llegar a establecer órganos de participación de sus fuerzas económicas y sociales.

El diálogo organizado en sedes formales de representación de intereses, como la que hoy nos acoge, enriquece los procesos de toma de decisiones y garantiza la participación y el compromiso de las sociedades en los grandes proyectos a los que éstas se enfrentan, como es sin duda el de lograr que el Mediterráneo sea una región de paz y prosperidad.

Estoy convencido de que los resultados de los trabajos que aquí van a desarrollarse serán determinantes para el éxito de la cooperación Euromediterránea.

Queda inaugurada la Cumbre Económico-Social Euromediterránea.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+