Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto conmemorativo del X aniversario de la Fundación CODESPA

Madrid, 05.07.1995

A

​l iniciar mis palabras quiero expresar en primer lugar mi satisfacción por encontrarme entre vosotros para presidir este acto conmemorativo del X Aniversario de CODESPA.

Aunque he estado al tanto de vuestros trabajos, de los que me habéis tenido constantemente informado, y he tenido ocasión de reunirme con vosotros durante los dos años que he estado ausente, celebro poder deciros que a partir de ahora podré seguir más de cerca la importante labor que realiza nuestra Fundación.

Quiero también dedicar un recuerdo muy especial a la figura del Conde de Barcelona, que fue vuestro presidente de Honor durante siete años, durante los que me consta tuvo la satisfacción de ver nacer y madurar una serie importante de programas que han beneficiado a miles de personas.

Diez años de vida marcan un jalón importante en el quehacer de cualquier empresa humana. En nuestro caso hemos alcanzado una década de desarrollo sostenido, que ha confirmado el acierto de las ideas que inspiraron la creación de CODESPA y ha respaldado con un conjunto de resultados reales y verificables la generosidad que ha presidido todas sus actuaciones.

El secreto principal de este éxito es, a mi juicio y como se ha dicho, el impulso al autodesarrollo, que materializa dos conceptos básicos, el de la cooperación entre los hombres y la solidaridad entre los pueblos.

La clave de esta fórmula es que se plantea en términos de igualdad. Rechazando un paternalismo mal entendido que fomenta la pasividad de sus destinatarios, la ayuda al desarrollo convierte a cada uno en protagonista y responsable del proyecto a realizar, con el cuidado con que siempre se atiende lo que es propio.

Cada una de estas iniciativas compartidas genera, por tanto, un potencial de ilusiones en acción que es nuestro principal activo, y cuyos efectos, multiplicados en el tiempo y el espacio, dan como resultado un proceso de desarrollo constante con resultados duraderos.

Con palabras sencillas pero enormemente efectivas lo explica la portada de la Memoria de 1994: "Si CODESPA puede ayudarnos y acompañarnos en estas actividades, podemos responder con nuestro trabajo y entusiasmo para mejorar el destino de todos".

Gracias a este planteamiento, nuestra Fundaci6nha concluido o tiene en curso de realización , centenares de proyectos cuya adecuación a necesidades y lugares concretos no excluye una gran dosis de imaginación.

La ayuda a empresas familiares y juveniles, a la promoción de la mujer y al desarrollo de los pueblos indígenas; el acceso a servicios que van desde los relativos a recursos financieros hasta la creación de una minicentral hidroeléctrica; y el interés por promover la capacitación profesional y mejorar la productividad de los sectores más variados en el entorno en que las necesidades se manifiestan realmente, evitando así a familias y comunidades los traumas socioculturales del desarraigo, son ejemplos característicos de la mentalidad auténticamente social que distingue a nuestra organización.

Para llevar a cabo este empeño tan ambicioso, CODESPA moviliza en España la solidaridad de jóvenes y despierta entre importantes empresarios españoles el afán por participar en la construcción de sociedades más justas.

La ilusión de los jóvenes por enrolarse en acciones y programas encaminados a disminuir las diferencias sociales – que fue el objetivo de quienes fundaron CODESPA hace diez años – trae a mi memoria aquella reflexión de Ortega según la cual "hay generaciones polémicas y generaciones acumulativas", que conviven en un mismo empeño solidario. En este momento, CODESPA tiene desplazados en países en vías de desarrollo unos 25 cooperantes internacionales, todos ellos jóvenes que han sumado a su entusiasmo su buen hacer profesional.

En cuanto a la participación empresarial, CODESPA ha sabido transmitir un mensaje claro de responsabilidad social a los más altos directivos de algunas prestigiosas empresas españolas, iniciando así acciones sociales conjuntamente con ellos, en los países donde tienen inversiones. El sentido de corresponsabilidad y la indudable generosidad que se trasluce de estas decisiones merece nuestro especial agradecimiento.

Este conjunto de cooperaciones, a las que habría que añadir el de las numerosas organizaciones implicadas en el desarrollo con quienes mantenéis una constante y fructífera relación, articulan un compromiso conjunto para reforzar la sociedad civil, que es uno de vuestros más importantes propósitos fundacionales.

Es ésta una tarea con la que no sólo demostráis vuestra diligente identificación con las necesidades del presente, sino que sentáis las bases de un futuro prometedor. Al centrar vuestra actividad en el verdadero protagonista de un desarrollo armónico y duradero, abrís también un camino para ir eliminando progresivamente el déficit de iniciativas y realizaciones propiamente sociales que es uno de los pasivos históricos y culturales más onerosos.

De ahí la importancia que reviste la dedicación principal de CODESPA - aunque no exclusiva - a los países iberoamericanos, en que estas carencias son apremiantes. El talento y el esfuerzo con que habéis iniciado vuestra labor serán sin duda fundamentales para impulsar en el área de nuestra comunidad el salto cualitativo sin el cual no llegaremos a ocupar un lugar que en justicia nos corresponde en el mundo del siglo XXI.

Al cumplir nuestro décimo aniversario, os felicito sinceramente y os agradezco a todos vuestra dedicación y generosidad. Ambas son prenda de un futuro esperanzador en el que las ideas de CODESPA alumbrarán un mundo nuevo y mejor.

Por mi parte, sabéis que no ha de faltaras la colaboración y estímulo que por tantos motivos merecéis, y que como vuestro Presidente de Honor considero mi principal obligación.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+