Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto conmemorativo del XXV aniversario del Instituto de Educación Física y Deporte de Madrid

Madrid, 30.04.1993

T

​odos los que estamos ligados al deporte tenemos que congratularnos por el hecho de que las enseñanzas que se imparten en los institutos de educación física se hayan incorporado a la Universidad. Por eso quiero que mis primeras palabras, en este día en que celebramos el XXV aniversario del Instituto Nacional de Educación Física de Madrid, sean para felicitar a todas aquellas personas que han hecho posible con su esfuerzo, dedicación y entusiasmo durante estos veinticinco años que esta vieja aspiración se haya al fin cumplido. Y para agradecer esta beca de Colegial de Honor del Instituto Nacional de Educación Física de Madrid que han tenido a bien de entregarme. Gracias al INEF en las personas de su Director y de Natalia Dando y Juan Carlos Holgado, dos de nuestros gloriosos medallistas en Barcelona y alumnos del INEF.

En un hecho aceptado desde hace varias décadas que la educación física y el deporte pueden ser objeto de estudio y de investigación científica. Esta aceptación se evidencia en la progresiva implantación de estos estudios en las universidades de todo el mundo, así como en la influencia que algunas ciencias está ejerciendo sobre el deporte, en el que han encontrado un magnífico campo de observación y análisis del comportamiento humano en sus facetas fisiológica, psíquica, social, ente otros.

Afortunadamente, cada día aumenta el número de personas que desde los ámbitos de la educación y de las ciencias reconocen los rasgos positivos del deporte, principalmente su valor cómo instrumento formativo y su carga de contenidos científicos. Una prueba de esto es el tratamiento interdisciplinar que reciben estas enseñanzas en la institución donde nos encontramos. Aquí conviven los elementos humanísticos que encierra el deporte, con las ciencias que estudian sus aspectos biológicos, psicológicos, técnicos, etc. Así, la pedagogía, la psicología, la biomecánica, la fisiología, entre otras materias, colaboran desde sus respectivos dominios de competencia para ofrecer finalmente una visión integral del ser humano capaz de educarse a través de sus posibilidades corporales, disfrutar con el ejercicio físico, o de llevar al límite sus capacidades.

Esta interpretación integral del hombre que ha caracterizado a los Institutos de educación física, de los cuales el de Madrid es el pionero, está permitiendo llevar a los centros escolares de nuestro país una educación física moderna y dinámica, que ha sido valorada como una materia más del sistema educativo. Yo creo que éste es un logro de capital importancia para el crecimiento armónico de nuestra juventud, y que redundará en el mantenimiento de las energías vitales de nuestra sociedad en el futuro.

Además quiero señalar que la formación científica y técnica que reciben los alumnos de estos Institutos es uno de los pilares sobre los que se asienta el desarrollo del deporte en España. De aquí han salido ya profesionales cualificados que han jugado un importante papel en los éxitos de nuestro deporte, realizando sus funciones tanto en el ámbito de la enseñanza como de la preparación de deportistas de alto nivel, y, cada día más desde puestos de responsabilidad en la dirección y en la gestión de las Instituciones deportivas.

Todas las acciones que se realicen con el objetivo de dignificar y elevar la calidad de estas enseñanzas, redundará sin duda alguna en una mejor formación deportiva de nuestros jóvenes y extenderá la práctica del deporte fundamentándola sobre los criterios de racionalidad y búsqueda del equilibrio personal que debe caracterizarla.

Ahora, después de los avances que se han ido consiguiendo en el ámbito de la educación física y del éxito obtenido por los deportistas españoles en los Juegos Olímpicos de Barcelona, es necesario mantener vivo el entusiasmo y el espíritu de trabajo que han propiciado estos logros, para que nuestro deporte ocupe en la sociedad internacional el puesto que se merece y que todos deseamos.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+