Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de apertura del foro “ Príncipe de Asturias hacia una sociedad democrática mundial”

Sevilla, 29.11.1991

E

​n los últimos dos años, el mundo ha cambiado de forma tan rápida y tan inesperada que hoy apenas si podemos reconocer lo que era nuestra realidad cotidiana hace menos de un lustro. Problemas sin solución hasta ayer mismo, empiezan a resolverse gracias a la colaboración de los antiguos enemigos y a la moderación de posturas y opiniones antagonistas.

La imagen de un palestino y un israelí dándose la mano al término de la conferencia de Madrid hace unas semanas ya no sorprende a casi nadie. La progresiva desaparición del régimen del "apartheid" en Suráfrica parece cosa factible, y el enderezamiento de sistemas autoritarios hacia caminos de libertad y democracia está sucediendo en tantos lugares que ya  nos hemos acostumbrado a tomarlos como acontecimientos cotidianos. Casi puede concebirse que estamos a punto de alcanzar el sueño un nuevo orden internacional de paz y justicia.

Sin embargo, hay problemas gravísimos que subsisten sin solución aparente. Pienso en la tragedia de Yugoslavia, o en las cuestiones de la ecología. Nuevos temas, inesperados hace meses, surgen amenazantes en el panorama de cada día: la torcida compresión del drama de las nacionalidades; el rebrote del racismo; la agudización del abismo que separa al mundo rico del pobre; el futuro de mi generación, torturada a veces por el ocio, por la insatisfacción o por la rebeldía; el futuro de las ideas en un mundo cada vez más pragmático.

La pregunta es: ¿Qué debemos esperar de la historia, del desarrollo, del avance científico, del progreso del pensamiento, del devenir de la política que condicionarán a mi generación? (y a las futuras).

De acuerdo con todas estas ideas, es para mi una gran satisfacción estar hoy aquí en Sevilla presidiendo este Foro que hoy se inaugura con la figura de Octavio Paz el más fino, original y poético de nuestros pensadores. Es un verdadero privilegio haber podido estar entre sus oyentes y disfrutar con su conferencia.

Agradezco a los componentes del Comité Organizador, la oportunidad de patrocinar este Foro de Conferencias en el que podremos oír intervenciones tan importantes como las de Alain Minc, Raul Alfonsín, Karl Popper, José Saramago, Paul Samuelson, Edavrd Shevardnaze, Mario Vargas Llosa y otros muchos más.

A todos ellos les deseo el mayor éxito en sus disertaciones que estoy seguro traerán nuevas luces sobre los múltiples problemas con que nuestra generación, tiene que encararse en el nuevo siglo que después de esta década nos es pera, ayudándonos a resolver las preguntas que antes formulábamos.

Por todo ello me satisface particularmente declarar abierto este Foro "Hacia una sociedad democrática mundial".

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+