Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a la colectividad española en México

México, 23.11.1991

Q

​ueridos compatriotas,

Quiero agradeceros la atención que habéis tenido al acudir hoy aquí dándome la oportunidad de compartir algunos momentos con vosotros y a Don Daniel Suárez las amables palabras que en su condición de Presidente del Consejo de Residentes acaba de pronunciar.

Los Reyes, mis padres, me han pedido que os haga llegar Su afectuoso saludo, recordando que en otras ocasiones, y en este mismo lugar, recibieron el calor de vuestra acogida y las muestras de vuestro afecto.

En esta primera visita que realizo a México he podido constatar la importancia cualitativa de esta colectividad, que es no sólo el resultado de la laboriosidad y talento, tantas veces demostrado por nuestros compatriotas, sino también de la hospitalidad de este gran país que ha sido generoso, respetuoso y abierto. Y que ha acogido a quienes han buscado en su suelo refugio para su pensamiento y campo para rehacer sus vidas, truncadas muchas veces por crisis económicas y políticas.

Es de justicia reconocer el ejemplo que dais día a día llevando a España en vuestros sentimientos, en vuestro trabajo. Hay que reconocer también vuestro espíritu de solidaridad que ha permitido mantener instituciones, creadas y pensadas por vuestros padres y abuelos, con el fin de que ningún español careciese de lo más indispensable para poder vivir con dignidad.

Os invito a que mantengáis vivo este espíritu, que es el timbre de honor de quienes os precedieron. Que como ellos penséis en España. Que unidos sigáis trabajando con el orgullo de pertenecer a una España liberada definitivamente de los problemas que a vosotros os han conducido hasta aquí, y que ahora se prepara a conmemorar 1992. Estoy seguro de que os sentiréis orgullosos de que nuestro país de acogida a acontecimientos tan brillantes como los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Exposición Universal de Sevilla y la 11 Cumbre Iberoamericana de Madrid. Pero el 92 debe ser punto de reflexión de nuestra historia para proyectar nuestro futuro.

Sois un ejemplo para los que vivimos en nuestra patria. Y se que seguiréis contribuyendo al desarrollo de México con el mismo entusiasmo con que sabéis guardar el cariño de España. Con esa grandeza de corazón contribuiréis al mejor entendimiento de dos países hermanos, como son el nuestro y México y al refuerzo de la Comunidad Iberoamericana.

Gracias de nuevo de todo corazón. Y ahora os invito a exclamar conmigo todos juntos: ¡Viva España! ¡Viva México!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+