Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en Santa Cruz de la Sierra al declararle Huésped Ilustre y recibir la Llaves de Oro de la Ciudad

Santa Cruz de la Sierra, 18.09.1991

M

​uchas gracias por sus cordiales palabras, que son vivo testimonio de la hospitalidad y del afecto con el que he sido recibido en Santa Cruz de la Sierra.

Siento una gran emoción al encontrarme en esta tierra cruceña y agradezco su generoso gesto de entregarme las llaves de la ciudad y la distinción que me hace al declararme Huésped Ilustre.

Todos ustedes pueden comprender que este acto para mi está cargado de una muy honda significación.

Santa Cruz de la Sierra es una de las ciudades de América que más celosamente ha guardado a través de su historia y de sus gentes las tradiciones y las costumbres de España.

Quiso la historia que fuera el extremeño Nulfo de Chávez, quién llegara hasta aquí en su infatigable andadura por tierras americanas y que, seducido por la belleza de estos parajes, se asentara en estas tierras y les diera el nombre de su villa natal en Extremadura, como testimonio de su respeto y de su cariño.

Su intención era "poblar y no despoblar", y así tal y como él afirmó "desencantar la tierra", esto es, rescatarla del misterio y de la leyenda que la rodeaba, humanizando la selva.

Nada desmerece hoy en Santa Cruz la belleza que debió deslumbrar a Nulfo de Chávez y a aquellos que le acompañaban.

La reserva biológica del Parque Noel Kempff Mercado y tantos otros hermosos lugares con que la naturaleza os ha regalado desde tiempos remotos, confirman no sólo que poseéis uno de los más importantes patrimonios ecológicos del mundo sino, también el amor con que cuidáis vuestra tierra.

Desde aquel momento ya lejano en que llegaron los primeros españoles, Santa Cruz adquirió rápidamente la condición de lugar de encuentro y comunicación entre el formidable mundo andino y las riberas del Atlántico.

Su situación privilegiada en el corazón de la América del Sur y en los confines del "oriente" de la Audiencia de Charcas le ha permitido disfrutar de la riqueza y de la diversidad que los hombres y el comercio conceden a los territorios fronterizos.

Entre ellos el de ser la sede de importantes reducciones jesuíticas que han dejado uno de los más excepcionales legados sociales y culturales de la humanidad para honra de la tierra chiquitana y de todos los cruceños.

No puedo dejar de felicitaros por el merecido reconocimiento que la U N E S C O concedió a la Chiquitania, como presencia ejemplar de un pasado que ha sido respetado y que, hoy, se vincula con grandeza a vuestra cultura y a vuestras gentes.

España no es ajena al pujante pulso cruceño: hoy por ejemplo inauguramos la biblioteca departamental a la cual tengo la satisfacción de donar 500 volúmenes y hoy también clausuramos un importante foro de empresarios. Confío que esta presencia ya vigorosa se acreciente y profundice cada vez más.

Señor Alcalde,

Señoras y Señores:

Gracias de nuevo por el honor que hoy me habéis conferido. Es mi deseo, además, correspondiendo de corazón a los generosos gestos de vuestra pródiga e inolvidable hospitalidad, transmitir a todo el pueblo cruceño mi saludo cordial y afectuoso.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Vídeo

1491471http://www.rtve.es/alacarta/showEmbeddedCode.shtml?contentID=1491471.

Boda SS. MM. los Reyes en Atenas