Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en Potosí al declararle Huésped Ilustre y recibir las Llaves de la Ciudad

Potosí. Bolivia, 17.09.1991

A

​gradezco emocionado sus palabras de bienvenida y quiero expresarles mi gratitud por la distinción que me hacéis al entregarme las llaves de la ciudad y conferirme el honor de ser huésped ilustre de Potosí.

Esta visita a la ciudad que recibiera de Carlos I el título de Villa Imperial, Universal y Legendaria, constituye para mi un muy especial motivo de satisfacción, pues es la primera vez en la historia de España y de Bolivia, que un representante de La Corona española tiene ocasión de pisar esta hermosa e histórica tierra potosina y disfrutar de su hospitalidad y su afecto.

Cuando Miguel de Cervantes acuñó su celebre "vale un potosí", no era solo a la plata de su noble cerro a la que hacia referencia, sino al incalculable ensueño de una ciudad trasatlántica, mítica para los europeos, que se erguía lejana como un faro majestuoso que ha alumbrado durante siglos el devenir del mundo.

Ese esplendor se constituyó gracias al esfuerzo sobrehumano de quechuas, criollos, españoles y hombres de muchas razas que empeñaron su ímpetu creador en la construcción de lo que el insigne Bartolomé Arzans describió como un "orbe abreviado, honor y gloria de la América", cuya vocación de universalidad es, desde entonces, su más precioso tesoro.

La Corona española siempre procuró, desde la llegada de los españoles a América, que la dignidad del indígena fuera respetada aunque, a menudo, la distancia y la sinrazón de la voluntad humana facilitaron la desobediencia de sus mandatos y disposiciones.

Ahora, transcurridos varios siglos, la historia nos propone, a las puertas de 1992, una amplia y generosa reflexión sobre nuestro pasado, presente y futuro, y España está hoy presente en Potosí para alentar su desarrollo y su bienestar.

La cooperación que estamos emprendiendo juntos abarca proyectos de muy diversa índole, desde el desayuno escolar hasta la rehabilitación del centro histórico y la restauración de algunos de sus más importantes monumentos y, por supuesto, el tramo de la carretera Puente Mendes -Potosí-, que aliviará a la ciudad de un relativo aislamiento, facilitando la agilidad del comercio, y las comunicaciones.

También tengo hoy la satisfacción de poder hacer donación a la ciudad de una biblioteca que, estoy seguro será un permanente objeto de consulta y de enriquecimiento cultural. Esta es otra prueba -quizás más tangible- de nuestra solidaridad y de nuestra amistad.

Señor Alcalde,

Señoras y Señores:

Al tiempo de reiterarles mi agradecimiento por el honor que me han conferido, les confesaré que hoy he cumplido uno de mis más gratos anhelos: el de haber llegado a Potosí en visita de fraternal amistad y haber rendido personalmente el homenaje de mi admiración y de mi respeto.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+