Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la cena ofrecida por el Gobernador de Texas

Austin. Texas, 26.09.1989

M

​uchas gracias por vuestras palabras y por vuestra hospitalidad. Texas es algo más que un estado de la unión: es también un espíritu, una forma de entender la vida, un concepto especial de unión a la tierra.

Os habéis referido a la importancia de la presencia española en Texas. Para mi es un enorme motivo de orgullo, en cuanto que la huella de España pudo ayudar a crear en el pasado la magnífica realidad que vuestro estado es hoy en día.

El espíritu de frontera, el espíritu de lucha ante una realidad que no siempre es favorable, han fortalecido vuestro carácter. el respeto y la defensa de vuestras raíces han contribuido a que Texas haya superado sus más difíciles momentos.

En mi primera visita a Texas, sólo podré visitar Austin y Houston, pero espero que no será la última. Quiero llegar a conocer y comprender la perspectiva que dan a la mente del hombre las grandes extensiones sobre las que se desarrolla vuestro devenir diario: conocer y apreciar sus inmensos espacios, el carácter independiente de sus individuos, que no esta reñido con la solidaridad, así como su espíritu de empresa que ha logrado un desarrollo que abarca desde la más sofisticada tecnología espacial a un liderazgo indiscutible en el campo agropecuario.

En 1992, conmemoramos el Quinto Centenario del Descubrimiento de América, del encuentro del Viejo y el Nuevo Mundo. La Exposición Universal que tendrá lugar ese año, en Sevilla, subrayara esta idea de encuentro y de cooperación entre los pueblos. Quiero resaltar nuestro aprecio por la importancia que, dentro del pabellón de Estados Unidos, tendrá la participación de Texas.

No creo que haya una mejor ocasión para invitar a todos los tejanos a visitar España y Sevilla en 1992. no podemos olvidar los juegos olímpicos que se celebrarán en Barcelona, en el mismo año, y donde, sin duda, los atletas de estados unidos volverán a brillar de la manera a la que nos tienen acostumbrados. al visitarnos, espero que podáis llevaros la imagen de una España moderna y dinámica, plenamente inserta en el mundo de hoy.

Muchas gracias de nuevo, señor gobernador, por esta muestra de la legendaria hospitalidad tejana. Permitidme brindar por vuestra ventura personal y la de la Señora de Clements, así como por la prosperidad del estado de Texas.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+