Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias con motivo de la visita a Covadonga de Su Santidad el Papa Juan Pablo II

Covadonga, 21.08.1989

S

​antísimo Padre:

Aquí en Covadonga, como consecuencia de la victoria de las tropas cristianas que acaudillo Pelayo, nació el Reino de Asturias.

A lo largo de doscientos años, con la monarquía asturiana se fue forjando una cultura original y creativa que produjo milagros arquitectónicos tan sorprendentes como los templos y palacios del prerrománico asturiano, hoy declarado patrimonio de la humanidad.

Pero en el Reino de Asturias, esta también el origen mismo de la nación española. La extensión del impulso de la monarquía asturiana mas allá de la Cordillera Cantábrica supuso el traslado de la corte a León, dio lugar al Reino de León, que a su vez, unificado con Castilla, afluyo su caudal, hace casi quinientos años, en las anchas aguas de la unidad de España.

Así pues, Covadonga, Santísimo Padre, no es solo el lugar de conmemoración de una efemérides, sino el foco de irradiación de una cultura, la cultura cristiana, sobre todo un proceso histórico que proporciona a los asturianos un sentimiento de patriarcal orgullo sobre cuanto España es y representa.

Covadonga y su Virgen, la Santina, constituyen una referencia honda y perdurable para todos los españoles y de forma muy especial para los asturianos. la devoción hacia este lugar y su patrona es una señal de identidad colectiva que supera cualquier diferencia.

Covadonga es un punto de encuentro que mereció siempre especial atención de la monarquía española.

De ahí mi satisfacción, Santísimo Padre, por encontrarme hoy ante Vuestra Santidad, en este sitio que encierra un plural significado religioso, histórico y cultural y que requiere una atención constante en su gestión y administración. a estos fines se debe la creación del Patronato, renovado en 1988, tras las reformas legales oportunas, y cuya presidencia de honor se otorgo al Príncipe de Asturias, heredero de la Corona de España.

Corresponde la presidencia ordinaria al Arzobispo de Oviedo y al Presidente del Principado de Asturias, ejercida en forma rotatoria por periodos anuales y forman parte también del Patronato representantes de las Administraciones Públicas a los niveles local, autonómico y central y de la diócesis de Oviedo.

Se asegura así la coherencia y eficacia, a los fines de "procurar el estudio, coordinación y realización de obras, instalación y servicios que redunden en el mayor esplendor y efectividad de los valores religiosos, históricos, turísticos y de todo orden en Covadonga", como reza el preámbulo de la ley de reforma del Patronato Real.

El Patronato, órgano de confluencia de representación oficiales y diocesanas, ámbito de trabajo al servicio del engrandecimiento de este Real Sitio y de exaltación de su significado, se siente hoy orgulloso de dar la bienvenida a Su Santidad, cuya visita engrosa el caudal de historia de Covadonga y permanecerá en la memoria de este sitio que es un lugar de encuentro para todos.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+