Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del VI Premio Francisco Cerecedo de Periodismo

Madrid, 10.04.1989

E

​ntregar este premio me brinda la oportunidad de mantener el contacto con la Asociación de Periodistas Europeos, de cuya sección española soy Presidente de Honor. Al mismo tiempo, me permite reunirme con una representación escogida del periodismo y acercarme a los valores de la libertad de expresión que la trayectoria de Francisco Cerecedo acredita.

Me dicen que Francisco Cerecedo cultivó distintos géneros periodísticos, que escribió de toros y de deporte, de política y de humor, que firmó entrevistas y crónicas, que trazó semblanzas ingeniosas y documentados informes, que aceptó el riesgo de primera línea en los campos de batalla de guerras lejanas e ignoradas, que vivió con los desheredados y con los poderosos sin afiliarse a la mezquindad, sin dejarse ganar por el fanatismo ni retorcer su pluma con el hidalgo, en permanente desconfianza hacia si mismo.

De ahí deriva que los fundadores de este premio le señalaran la finalidad de “destacar aquellas trayectorias personales o aquellos trabajos periodísticos que merezcan ese honor por su talento, originalidad, capacidad de transgredir las presiones o influencias de los poderes o de los dineros, y por su impulso a la libertad de expresión”.

El jurado, al fallar a favor de Raúl del Pozo, subrayó “la relevante capacidad periodística del premiado, manifestada en los mas diversos géneros y medios, siempre ejercida desde la independencia, la libertad, la tensa maestría lingüística y el compromiso con la conciencia radical de la sociedad española”.

Raúl del Pozo se incorpora así a una nómina donde le preceden Rafael Sánchez Ferlosio, Javier Pradera, José Antonio Novais, Nativel Preciado y Juan Cueto, testimonios del acierto y la calidad de los sucesivos jurados que han sabido sostener y acrecentar el prestigio de este trofeo periodístico.

Raúl del Pozo ha hecho periodismo en la radio, en la televisión, en los diarios y en las revistas y ha informado a lectores y a oyentes desde Madrid, Moscú, Buenos Aires y Londres como corresponsal de distintos medios.

Mi felicitación más cordial al ganador me lleva también a deciros mi interés por cuanto representa el periodismo que, en un sistema de libertades públicas como el vigente en España, no acampa extramuros, procura informar con rigor e imparcialidad, y sólo es beligerante contra las corrupciones que amenazan erosionarlo, la primera de las cuales es la violencia. Porque, en definitiva, el mejor periodismo quiere siempre combatir la injustita sin incurrir en ella.

Mi enhorabuena, también, al jurado y a la Asociación de Periodistas Europeos que se esfuerza en destacar a los mejores profesionales, impulsar la unidad europea y defender la libertad de expresión.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+