Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de los Premios Nacionales de Innovación y de Diseño

Teatro del Bosque. Móstoles (Madrid), 12.02.2018

Un año más acudimos a nuestra cita —siempre ilusionante y de gran interés— con estos Premios Nacionales para destacar la importancia de la innovación y el diseño españoles, que son auténtica expresión de nuestra creatividad y dinamismo. Esta edición nos ha congregado, además, en un lugar que encarna perfectamente esas cualidades: el Teatro del Bosque, un edificio singular del arquitecto Miguel Verdú, y su característico jardín diseñado por Javier Mariscal.

Por eso nos alegra constatar que Móstoles continúa firmemente comprometida con la ciencia y la innovación. Permitidme resaltar en este ámbito, que esta ciudad ha puesto en marcha proyectos importantes, como el parque Móstoles Tecnológico que ─además del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA) de la Energía, ubicado junto al Centro de Tecnología Repsol y la Universidad Rey Juan Carlos─ alberga multinacionales como Thyssenkroup Elevators o viveros de empresas para la puesta en marcha y consolidación de proyectos emprendedores.

Móstoles es desde 2011 “Ciudad de la ciencia y la Innovación”, en reconocimiento a su gran esfuerzo por propiciar la innovación definiendo políticas y potenciando estructuras, instituciones y empresas locales con un fuerte componente científico, tecnológico e innovador.

Señoras y señores,
Con estos Premios Nacionales, además de fomentar la innovación y el diseño en España, tanto en el ámbito empresarial como en otros campos, se quiere reafirmar que son factores esenciales para el incremento de la competitividad de las empresas y la mejora de la calidad de vida de las personas. Aunque para muchos ya es evidente −y sin duda hemos avanzado mucho−, sigue siendo muy necesario estimular a nuestra sociedad para ampliar la base y la capacidad de innovar y de imprimir calidad con el diseño. No podemos permitirnos aminorar el impulso en este ámbito.

Por ello nos alegra estar con todos vosotros también para valorar el esfuerzo y animar a todos en un ámbito que claramente da idea del nivel de un país y de su potencial para estar en vanguardia.

Ya nadie puede negar en nuestro tiempo que la Innovación es un elemento indispensable −y cada día más− para que cualquier país pueda crecer; y se configura como clave en áreas como la creación de nuevos empleos, la productividad y la eficiencia en un mercado cada vez más global.

Ciertamente, la generación y la puesta en práctica de nuevas ideas y tecnologías, en casi todos los procesos organizativos y productivos, han permitido a muchas empresas españolas ocupar y consolidar posiciones de liderazgo en sus respectivos mercados en todo el mundo, y hacerlo bajo condiciones de competencia muy dura.

No quiero dejar de insistir en la necesidad de fomentar, desde las edades más tempranas, la creatividad y las actitudes y vocaciones innovadoras en nuestro país, y de promover una cultura y un clima que potencie siempre la generación de ideas

Y no podemos olvidar, naturalmente, lo importante que es hoy la transformación digital para poder competir mejor. En la era digital, la cooperación entre industria, sector tecnológico y ámbito investigador es vital, porque las sinergias que genera permiten innovaciones realmente capaces de provocar los cambios necesarios y determinantes en la mejora de cualquier ámbito productivo u organizativo.

La innovación, así pues, no debe ser considerada un gasto sino una inversión necesaria para garantizar la viabilidad y el futuro de las compañías. En este mundo globalizado, una empresa, un sector o un país que no innova, se condena a ir siempre a remolque.

Por otra parte, el Diseño es considerado, muy justamente, como una disciplina y un elemento esencial para trasladar las ideas al mercado transformándolas en productos o servicios atractivos para los clientes, con el objeto de que las empresas puedan destacar entre sus competidores.

Pero si bien el diseño se asocia a menudo a la estética, su aplicación es obviamente mucho más amplia; su función va más allá, proporcionando métodos, herramientas y técnicas útiles para las diferentes fases del proceso de innovación con el objeto de acrecentar el valor de nuevos productos y servicios. El diseño es, por tanto, fundamental para el desarrollo de productos de alto valor, para el aumento de la productividad y la mejora de la eficiencia. El diseño, por tanto, es también un instrumento estratégico para el fomento de la innovación.

Diseño e Innovación son así procesos abiertos susceptibles de ser aplicados a cualquier ámbito o escala, y como tales, capaces de proporcionar respuesta a los nuevos retos que impone el desarrollo tecnológico y social. Las empresas que invierten en ello lo asumen como estrategia para una mayor rentabilidad y crecimiento.

Pero además ─y esto es lo más importante─, la innovación y el diseño benefician a los ciudadanos en cuanto trabajadores y consumidores. Contribuyen a solucionar las necesidades de las personas y constituyen una fuente de mejora en la calidad de vida. Ambos factores son generadores de oportunidades e inherentes al desarrollo socioeconómico.

Por todo ello, no quiero dejar de insistir en la necesidad de fomentar, desde las edades más tempranas, la creatividad y las actitudes y vocaciones innovadoras en nuestro país, y de promover una cultura y un clima que potencie siempre la generación de ideas.

En esta edición, el jurado ha tenido en cuenta tanto los importantes méritos de los premiados, como los avances considerados determinantes para el crecimiento de las empresas premiadas. Entre ellos, la inversión en I+D+i y el reconocimiento al esfuerzo y dedicación; la presencia internacional de los premiados en sectores muy relevantes de la economía española; su alta competitividad y la creación de empleo de calidad. Asimismo, la formación de las nuevas generaciones.

Termino ya; y con la Reina felicito a todos los premiados. Que vuestro ejemplo inspire a otros muchos; y que cada año sea más difícil elegir a los mejores de entre tantos tan buenos, en un ámbito que da tan buen nombre a nuestro país en el resto del mundo.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades