Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el 150 aniversario del Diario de Cádiz

Antigua Estación de Cádiz, 20.06.2017

El siglo y medio de historia que cumple ahora el Diario de Cádiz es, sin duda, un buen motivo para celebrar, tanto para los que formáis parte de él, como para la propia Cádiz y su provincia, para la prensa en general y por los valores de libertad que aquí tuvieron su cuna. Pero es también una magnífica oportunidad para valorar la importancia de la prensa local y regional, así como para resaltar la idiosincrasia de esta tierra que tanto ha aportado al conjunto de España y a la historia de nuestro país, desde siempre, pero especialmente hoy, vista desde la perspectiva de los 150 años transcurridos desde la fundación de este medio que hoy celebramos.

Pero antes, naturalmente, quiero −en este importante aniversario− reconocer esa larga y fructífera trayectoria y felicitar a quienes día a día -periodistas, directivos, profesionales de la información, colaboradores- hacen posible este medio lleno de historia, pero que día a día trabaja y sobre todo relata o cuenta el presente para contribuir a su mejor futuro. Enhorabuena a todos.

El Diario de Cádiz y los periódicos del grupo Joly son, sin duda, una referencia periodística e informativa fundamental que ha llegado a formar parte de la cultura de esta ciudad y de otras muchas de Andalucía. El peso y el alcance de esta misma convocatoria son buena prueba de ello, pero, sobre todo, lo son el haber y el legado que este periódico ha ofrecido a sucesivas generaciones de gaditanos transmitiendo no solo una información amplia y rigurosa, sino también una forma propia de ver y entender la actualidad local, regional, nacional e internacional. Una forma que, además de ser característica de este medio, se fundamenta sin duda en la legitimidad que le aporta una extensa trayectoria desarrollada en la tierra que en España, y en el mundo, vio nacer la libertad de prensa.

Efectivamente, hace pocos años, en 2010, celebrábamos el bicentenario de la Ley de Libertad de Imprenta que aprobaron las Cortes Generales y Extraordinarias en la Real Isla de León dos siglos antes. Una norma nacida incluso antes que la propia Constitución de Cádiz y que fue consagrada en la misma Ley Fundamental al máximo nivel. Es bien sabido que, desde entonces, el desarrollo de las libertades de expresión, información y opinión ha ido ligado al de la misma historia política de nuestro país.

Ahora volveré sobre esto, pero antes quiero subrayar el esfuerzo que el Diario de Cádiz y, en general, tantos medios de comunicación españoles están haciendo para adaptarse a las nuevas realidades tecnológicas y a lo que podríamos denominar el nuevo paradigma de la información en el mundo hiperconectado en que vivimos. Un paradigma que nos obliga a diferenciar bien entre comunicación e información; a ser muy conscientes de que la universalización del uso y el dominio de los nuevos instrumentos comunicacionales ha facilitado una participación enormemente activa de la sociedad, pero que al mismo tiempo nos obliga a ser precisos y muy rigurosos para distinguir, como digo, entre el periodismo y las diferentes formas legítimas de libertad de expresión.
Este es sin duda un reto importante que hoy tienen los medios y que afecta tanto a los periódicos locales como a los de tirada nacional, tanto a los “digitales” como a las agencias de noticias. Pero también hay que decir que entre los sectores que tienen una especial capacidad de adaptación a las nuevas realidades, e incluso de previsión de las futuras, destaca el del periodismo. Por eso debemos mirar al futuro con confianza. Sin relajarnos, trabajando para fundamentar y consolidar los motivos para ello. Si además hablamos de un medio con la experiencia y el saber hacer del Diario de Cádiz, estoy seguro de que podremos estar tranquilos respecto a esa capacidad de adaptación.

el desarrollo de las libertades de expresión, información y opinión ha ido ligado al de la misma historia política de nuestro país. Y en estos días, como es bien sabido, se han cumplido cuarenta años de las elecciones celebradas el 15 de junio de 1977. En realidad, se cumplen cuatro décadas del inicio de una nueva era política e histórica de nuestro país que contó con otros hitos fundamentales como la Ley de la Reforma Política, la entrada en el Consejo de Europa y la aprobación de la Constitución de 1978. Hoy podemos decir que durante este periodo y los años sucesivos España ha experimentado la transformación más positiva en términos sociales, políticos, económicos y culturales vivida en toda su historia. Y sin ninguna duda, también en lo que se refiere a la libertad de información. Por eso, se trata de un periodo que debe servirnos siempre de enseñanza e inspiración ante el futuro de progreso que queremos para España en todos los órdenes

Decía hace un momento que el desarrollo de las libertades de expresión, información y opinión ha ido ligado al de la misma historia política de nuestro país. Y en estos días, como es bien sabido, se han cumplido cuarenta años de las elecciones celebradas el 15 de junio de 1977. En realidad, se cumplen cuatro décadas del inicio de una nueva era política e histórica de nuestro país que contó con otros hitos fundamentales como la Ley de la Reforma Política, la entrada en el Consejo de Europa y la aprobación de la Constitución de 1978. Hoy podemos decir que durante este periodo y los años sucesivos España ha experimentado la transformación más positiva en términos sociales, políticos, económicos y culturales vivida en toda su historia. Y sin ninguna duda, también en lo que se refiere a la libertad de información. Por eso, se trata de un periodo que debe servirnos siempre de enseñanza e inspiración ante el futuro de progreso que queremos para España en todos los órdenes.

Señoras y señores,

El sentido de responsabilidad inherente al buen periodismo, firmemente comprometido con su misión informadora, desempeña una labor fundamental de cara a la sociedad, pues al “informar” también contribuye a “formar” el espíritu cívico y la opinión de los ciudadanos. Este espíritu se asienta en el respeto de los principios sobre los que se basa nuestra convivencia y en el conocimiento de nuestra trayectoria como país, una trayectoria que para poder valorar hay que conocer primero. Por eso, el periodismo es también clave en lo que se refiere a esta tarea didáctica al servicio y en beneficio de la ciudadanía.

El Diario de Cádiz lo sabe bien desde que en el ya lejano año de 1867, en tiempos ciertamente convulsos de la historia de España y en el contexto del esplendor del comercio marítimo de esta ciudad, lo fundara Federico Joly Velasco. Estamos seguros de que hoy vería con auténtico orgullo cómo el fruto de su impulso emprendedor -mantenido vivo por su propia familia durante 150 años- es una realidad presente y pujante bien entrado el siglo XXI. Enhorabuena a la familia Joly, y con ella a toda la familia aún más amplia que encarna este gran periódico. A todos los que lo hacen posible cada día, felicidades por este aniversario singular que enorgullece a todo el periodismo español.

Termino ya mi intervención volviendo la mirada una vez más a esta querida tierra gaditana y andaluza que fue, desde luego, la cuna de la libertad de prensa y de nuestra primera Constitución, pero que también ha sido y es otras muchas cosas:

Cádiz, volcada en el Atlántico desde la puerta del Mediterráneo, es una atalaya de España hacia nuestra hermana Iberoamérica y hacia nuestros vecinos del norte de África. Cádiz nos evoca nuestras raíces más antiguas y, al mismo tiempo, nuestra ilusión en un futuro de prosperidad y confianza, el mismo que se diseñó aquí hace más de doscientos años.

Pero Cádiz es, por supuesto, y si me lo permiten, sobre todo los gaditanos, a los que hoy rindo un tributo lleno de admiración y de cariño, porque se lo merecen, porque Cádiz es de primera.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades