Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de entrega del premio NoviaSalcedo a la excelencia en la integración profesional de los jóvenes

Bilbao, 20.06.2016

E​n pocos días vuelvo a tener la grata oportunidad de estar en esta querida tierra vasca, después de que el pasado viernes visitase en San Sebastián la exposición “1516-2016. Tratados de Paz”, en el marco de la capitalidad cultural europea que ostenta este año junto a la ciudad polaca de Breslavia.

Hoy toca venir a Bilbao, lo cual me alegra, como siempre. Y además, esta cita del Premio Novia Salcedo ―ahora en su séptima edición y que siempre acoge con cariño el Teatro Arriaga―, es especialmente motivadora e ilusionante, porque celebra, premia y promociona la excelencia en la integración profesional de los jóvenes. Oportunidades, preparación y empleabilidad, capacidad y esfuerzo, integración y futuro; todo eso es de lo que aquí tratamos.

Es la primera vez que asisto como Rey a esta ceremonia, pero como sabéis han sido varias las ocasiones anteriores en las que tuve el gusto y el interés de venir y valorar la importancia social y económica de los méritos que en ella se ponen de relieve, y también para reconocer la trayectoria de la Fundación Novia Salcedo. Una entidad que, ya desde los años 80, centra sus esfuerzos muy meritorios y efectivos ―con éxito―, en una materia que supone una de las mayores preocupaciones de nuestra sociedad: el desempleo juvenil y las medidas de integración laboral que hay que tomar para poder combatirlo.

El empleo, la creación de puestos de trabajo y la integración laboral de nuestros ciudadanos es, pues, nuestro gran desafío. La falta de trabajo ha afectado especialmente a los jóvenes y a las mujeres, es cierto, pero ningún segmento de nuestra sociedad ha quedado libre de este problema. También los parados mayores y los de larga duración encarnan esta realidad, en su caso, con frecuencia más compleja aun y que todos queremos revertir.

Para ello debemos seguir potenciando las bases, las condiciones que faciliten la iniciativa empresarial y el acceso al empleo por parte de los jóvenes. Es muy importante generar un entorno que promueva la cultura emprendedora, que permita la creación y el desarrollo de empresas y de proyectos sólidos, sustentables en lo económico, comercial e industrial y también sostenibles desde el punto de vista medioambiental; que ayuden a consolidar el crecimiento económico y generen puestos de trabajo y valor añadido para el avance y el bienestar de la sociedad. Por ello, nuestro compromiso debe ser a favor de las políticas de formación y de apoyo a la empleabilidad y al emprendimiento que desarrollen el potencial de nuestros ciudadanos, procurándoles, una vez formados, empleo de calidad.

Con el mismo propósito debemos fomentar también la innovación, las nuevas tecnologías y la ciencia, y apostar por el talento ―que lo hay y de manera muy abundante― en nuestro país. Debemos también buscar y promover nichos de mercado emergentes e incentivar nuevos itinerarios curriculares de formación, con el objetivo de aumentar el número de empresas que apuesten por la innovación y estén vinculadas a la creación de industria, y el número de empleos en el sector digital y de las nuevas tecnologías.

El empleo, la creación de puestos de trabajo y la integración laboral de nuestros ciudadanos es, nuestro gran desafío. La falta de trabajo ha afectado especialmente a los jóvenes y a las mujeres, es cierto, pero ningún segmento de nuestra sociedad ha quedado libre de este problema. También los parados mayores y los de larga duración encarnan esta realidad, en su caso, con frecuencia más compleja aun y que todos queremos revertir

Sin duda, la cuestión del empleo trasciende fronteras y afecta a las sociedades a un nivel verdaderamente global. Novia Salcedo lo ha sabido ver muy bien y, con su iniciativa apoyada por el Gobierno, se ha puesto en marcha la Campaña Internacional para la Década del Empleo Juvenil, que ―como ha quedado reflejado en sus postulados básicos― tiene por objeto generar un movimiento internacional de reflexión, pensamiento y acción que aporte ideas, contenidos y soluciones consensuadas a la situación de desempleo en la que viven millones de jóvenes en todo el mundo.

Como es sabido, la meta es lograr que la Asamblea General de las NNUU declare la “Década del Empleo Juvenil” como una oportunidad para la transformación económica de organizaciones y países en línea con la misión ─como he adelantado y quiero reiterar─, de impulsar la innovación, el emprendimiento, las nuevas tecnologías y la ciencia para generar más valor y más empleo. También se trata de fomentar iniciativas que apuesten por el talento de los jóvenes. Enhorabuena a la Fundación Novia Salcedo por esta brillante iniciativa.

Y en el contexto de que la lucha contra el desempleo sea cada vez más un proyecto y un compromiso necesariamente internacional, quiero subrayar también la sensibilidad proactiva de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, cuya próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, el próximo otoño en Colombia, tendrá como lema y tema central “Juventud, Emprendimiento y Educación”, tal como hemos podido escuchar anteriormente. Igualmente menciono la Iniciativa Global sobre Empleo Decente para los Jóvenes, de la OIT, de ámbito universal y que, asimismo, cuenta con todo el apoyo de España.

Señoras y señores,

No olvido a nuestros premiados, que son los principales protagonistas de esta jornada. Ellos representan con actitudes y logros concretos la mejor imagen de esa lucha a favor del empleo que ocupa y preocupa a nuestro país, a los ciudadanos, a las autoridades, a todos. Felicidades de corazón a Jordi Albareda, a EMTESPORT representada aquí por Marta Sánchez y Matzalen Laskibar, a la Fundación Paraguaya y su representante Martín Burt, y a Victoria Camps.

Y permitidme que le dedique también hoy un recuerdo especial y emocionado a un premiado de 2012 que nos ha dejado muy recientemente: D Miguel de la Quadra-Salcedo ―legendario y con profundas raíces en esta tierra― que, durante toda su trayectoria profesional, tan variada como apasionante, y a través de iniciativas como la Ruta Quetzal y BBVA, impulsó con gran pasión y determinación entre los jóvenes de Iberoamérica los valores del respeto, el emprendimiento, el liderazgo, el compromiso social, así como el amor por la historia, la cultura y la naturaleza.

Y al terminar ya, quiero reiterar mi mayor y más profundo agradecimiento a todos los que se implican día a día en la batalla contra el paro, desde la Administraciones públicas a las fundaciones y el tercer sector, pasando por las empresas privadas y las personas que, con compromiso y perseverancia, dedican todos sus esfuerzos a generar oportunidades para millones de jóvenes españoles que, con toda justicia, demandan un futuro con expectativas reales y ciertas en el ámbito profesional y laboral.

Muchas gracias.   

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+