Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en los Premios Nacionales de Innovación y Diseño 2015

Málaga, 05.11.2015

S​eñoras y Señores, muy  buenos días a todos, y gracias por esa cariñosa acogida que nos habéis regalado hoy al llegar a Málaga.

Nos alegra estar aquí de nuevo, si quiera por unas horas, en esta tierra andaluza que sabe bien armonizar el impulso hacia lo moderno y vanguardista —como Ciudad de la Ciencia y la Innovación, como ciudad inteligente o “Smart City”— con el culto a la tradición y el aprecio y cuidado de su historia, de su patrimonio cultural.

En esto parece que incluso el escenario de este acto, el Teatro Cervantes, y el motivo de su convocatoria, premiar y promocionar la Innovación y el Diseño, resumen o simbolizan muy bien el mensaje.

Y también nos alegra que estos Premios Nacionales de Innovación y de Diseño recuperen su ímpetu, para continuar cumpliendo con una misión que todos aquí valoramos, agradecemos y apoyamos: la de distinguir a personas y entidades que desarrollan su labor apostando con especial énfasis y convicción a ser líderes y ejemplos, con visión de futuro, con talento y excelencia, en estos dos ámbitos —la Innovación y el Diseño— tan cruciales para casi toda actividad empresarial y productiva en nuestros días.

Efectivamente, los premiados —en esta IVª edición— han contribuido de manera importante tanto al impulso de la cultura y los procesos innovadores, como a lograr un reconocimiento internacional más sólido del diseño español. Y son un ejemplo claro, nítido, de la potencia que representa el binomio diseño-innovación para alcanzar con éxito mayores cotas de competitividad y, por tanto, de progreso.

Pues con nuestra admiración y nuestro afecto os damos la enhorabuena a todos los galardonados que habéis merecido esta distinción por vuestra trayectoria, por vuestro trabajo y sus frutos y por vuestra actitud.

Ese ejemplo que representáis, y que hoy resaltamos y premiamos con solemnidad y sentido de Estado, es la mejor herramienta para propagar, a través de actos como este, las bondades y la necesidad de mantener o, a ser posible, aumentar —lo que podríamos llamar— la “tensión innovadora” o pasión por mejorar con imaginación, con creatividad y con conocimiento, junto al aprecio o prestigio del diseño en todas sus facetas.

Hoy más que nunca necesitamos la innovación para responder a los retos actuales y para anticiparnos a las necesidades futuras. Debemos saber gestionar y emplear eficientemente los medios de los que disponemos para convertir nuevas ideas, que en nuestro país no faltan, en productos, en procesos o en servicios nuevos o mejorados para satisfacer las demandas de la sociedad y para competir con éxito en los mercados

Con vosotros, los premiados, nos alegramos todos por hacer más visible el resultado de tanto trabajo y esfuerzo y por tener esta ocasión para potenciar el reconocimiento social e institucional a la innovación y al diseño en España. Una iniciativa que, además, contribuye a subrayar la capacidad de estos factores para impulsar un crecimiento sostenible.

La innovación es —bien lo sabéis vosotros— un elemento clave para mantener e incrementar la competitividad de las empresas y a través de ella hacer posible la excelencia empresarial y el liderazgo en los mercados. El desarrollo económico y social de los países de nuestro entorno depende cada vez más del emprendimiento innovador, de la innovación empresarial en procesos y productos y de la extensión de la cultura innovadora a la sociedad en general. Sin innovación no hay progreso económico ni avance social.

Por su parte, el diseño es también fundamental, entendido no solo en su vertiente cultural y artística sino como elemento que incide de manera evidente en la economía y en la realidad cotidiana de los ciudadanos y las empresas.

En mayor o menor medida, el diseño, que ha sido y es fuente de riqueza en España, está siempre presente en el proceso productivo, especialmente a la hora de innovar en la actividad empresarial: lo vemos en la generación de nuevos conceptos, en la identificación de necesidades sociales y de mercado, en el desarrollo de nuevos productos y servicios para aportar soluciones o aprovechar oportunidades, en la redefinición tanto de los procesos productivos como de los procesos de comercialización. El diseño centrado en el usuario, contribuye, en suma, a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la eficacia empresarial.

Ambos, innovación y diseño, se complementan e interaccionan entre sí. De un lado, la innovación es un elemento determinante para la evolución del diseño al abrirle nuevos campos de desarrollo y nuevos ámbitos de actividad. De otro, el diseño es una herramienta que, de una forma u otra, constituye una base y una fuerza impulsora de la innovación. Diseño e innovación, incorporados conjuntamente a cualquier actividad, impulsan la competitividad y, además facilitan una mayor solvencia y eficacia a la hora de buscar un crecimiento sostenible, tanto en lo económico como en algo tan importante como lo medioambiental o ecológico.

Hoy más que nunca necesitamos la innovación para responder a los retos actuales y para anticiparnos a las necesidades futuras. Debemos saber gestionar y emplear eficientemente los medios de los que disponemos para convertir nuevas ideas, que en nuestro país no faltan, en productos, en procesos o en servicios nuevos o mejorados para satisfacer las demandas de la sociedad y para competir con éxito en los mercados.

Pero las empresas, como cualquier proyecto emprendedor, son posibles gracias a las personas. Por ello, es fundamental despertar y fomentar las vocaciones innovadoras en nuestro país. Desde las escuelas y las universidades debemos inculcar esa cultura de la innovación que antes mencionaba y formar en ella, en su aplicación práctica, tanto a aquéllos que serán parte del futuro tejido económico y productivo español, como a los que estarán en los niveles de decisión y gestión pública o política.

Acabo de decir que en nuestro país las ideas no faltan. España se ha caracterizado muchas veces por su creatividad y por el espíritu innovador que los españoles hemos sabido llevar a muchos campos de la actividad y del conocimiento humanos durante nuestra larga historia. Este es uno de nuestros elementos distintivos y, también, una de nuestras grandes fortalezas como Nación. ¡Cuidémosla con inteligencia y con sensibilidad social!.

Termino ya estas palabras animando con la Reina a nuestros premiados para que perseveren en su actividad creativa que canalizan, en beneficio de todos, a través del diseño y la innovación; y para que sigan propagando las ideas y la cultura que aquí estamos ensalzando.

A todos ellos, muchas gracias y felicidades de nuevo.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades