Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de la XXVI edición del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias

Colombres, 24.10.2015

L

​a Reina y yo venimos a Colombres en primer lugar para felicitaros muy cordialmente por este Premio que hoy os entregamos. Premio, sobre todo, muy merecido y que sabemos que os ha alegrado especialmente. Venimos también para recorrer con vosotros este camino hecho de memoria, de gratitud y de reconocimiento, que ha impulsado la vida de Colombres desde el siglo XIX y que os ha ayudado a construir una convivencia llena de ilusión y de proyectos, esperanzada y basada en la búsqueda del progreso y del bienestar para todos los vecinos.

Venimos, pues, a disfrutar durante unas horas con vosotros de todo lo que os ha llevado a ser reconocidos como ejemplares y que creemos que se resume en una palabra: cooperación.

Porque la vida de Colombres, su historia y, sobre todo, su presente vital y prometedor, no se entiende sin ese carácter solidario, participativo y de unidad que mantenéis y que nos consta que reconocéis como el mejor regalo que os han hecho los indianos. Un carácter que os mueve al asociacionismo y a potenciar los objetivos y planes que hacen de Colombres un modelo de desarrollo económico y social y que es además el origen de la fructífera vinculación que muchos de los emigrantes y sus descendientes mantienen con vosotros, impulsando y creando relaciones e iniciativas muy prometedoras.

Colombres renació y se convirtió en una villa cosmopolita y abierta al mundo gracias, en buena medida, a la inversión económica que los indianos hicieron en ella, pero también gracias a otro tipo de inversión, en gratitud, en consuelo y en patriotismo. Vosotros, al agradecer y reconocer todos estos valores y saber proyectarlos hacia el futuro, habéis desarrollado los mecanismos necesarios para promover el desarrollo cultural y para potenciar y mejorar los servicios sociales de vuestra comunidad.

Todo ello se convierte en un excelente aval para el futuro, para vuestro futuro y el de vuestros hijos. Y es, además, uno de los pilares de vuestro presente, en el que vuestro esfuerzo, vuestro empuje, vuestros deseos de superar las dificultades os identifican y hacen ejemplares. Por otra parte, la vitalidad de vuestras asociaciones y el reconocimiento a la generosidad de tantos asturianos de la emigración, son el mejor símbolo de esta manera productiva y resuelta con la que habéis enfrentado los problemas, a menudo acuciantes y siempre complejos, del presente. Y es un símbolo también de vuestra capacidad para actuar con ilusión, sin caer en el desánimo.

En estos momentos tan difíciles que vive la Humanidad, cuando se impiden en muchos lugares a los seres humanos la vida en libertad y bajo el imperio de la Ley, volvemos los ojos a comunidades como esta de Colombres para encontrar las virtudes y los principios que hacen grande a un pueblo: el profundo amor por la tierra y el espíritu de apertura a todos los mundos; la entrega generosa a los demás a través del aprecio por lo propio; la esperanza en el futuro gracias a la conservación y cuidado del pasado; la convivencia pacífica trenzada con el cariño y el cuidado de los mayores y de los enfermos, de los necesitados y los desvalidos.

Todo ello hace de Colombres una villa ejemplar; una villa dinámica, cosmopolita, alegre y solidaria. Un ejemplo que hoy reconocemos y admiramos.

Recordamos con gratitud a todos los pueblos y colectivos que han presentado sus candidaturas para optar a este Premio al Pueblo Ejemplar y les animamos para que sigan trabajando para ser algún día galardonados. Y agradecemos asimismo al jurado que ha llevado a cabo su tarea una edición más con responsabilidad y excelente criterio.

Y a vosotros, colombrinos, la Reina y yo os reiteramos nuestra felicitación y os damos las gracias por vuestra acogida. Estad seguros de que le contaremos a la Princesa de Asturias, a Leonor y también a la Infanta Sofía, quiénes sois, cómo sois, el paisaje precioso y la maravillosa villa que tenéis y cómo hemos disfrutado de este día, inolvidable para nosotros, en el que Colombres ofrece al mundo una lección de belleza, progreso y bienestar. En el que ofrecéis al mundo una lección de solidaridad y trabajo compartido.

Muchas gracias y una vez más, enhorabuena.

En estos momentos tan difíciles que vive la Humanidad, cuando se impide en muchos lugares a los seres humanos la vida en libertad, volvemos los ojos a comunidades como esta de Colombres para encontrar las virtudes y los principios que hacen grande a un pueblo: el profundo amor por la tierra y el espíritu de apertura a todos los mundos; la entrega generosa a los demás a través del aprecio por lo propio; la esperanza en el futuro gracias a la conservación y cuidado del pasado; la convivencia pacífica trenzada con el cariño y el cuidado de los mayores y de los enfermos, de los necesitados y los desvalidos

 

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades