Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en la entrega de los Premios de Literatura Infantil y Juvenil "El Barco de Vapor" y "Gran Angular"

21.04.2015

B​uenas noches a todos. Entregar los premios SM se ha convertido en una dulce rutina que espero con alegría cada año. Y no sabéis hasta qué punto lo que digo es cierto. Porque aquí hablamos de leer pero no para viajar o para habitar mundos, ni siquiera para volar. Leer para aprender a pensar. Y poder así viajar, habitar mundos y, claro, volar.

Y como esta es la noche de los grandes comienzos, permitidme que hable de este comienzo…. “Cuando el señor Bilbo Bolsón de Bolsón Cerrado anunció que muy pronto celebraría su cumpleaños centesimodecimoprimero con una fiesta de especial magnificencia, hubo muchos comentarios y excitación en Hobbiton”. Es el comienzo de un libro que tuvo una importancia especial en mis comienzos como lectora, hace ya muchos años. Compartir con vosotros el hecho de que Tolkien fuera una de mis primeras y más preciosas lecturas da idea de lo cómoda y lo agradecida que me siento por estar de nuevo aquí reconociendo el trabajo de dos autores jóvenes que hoy son galardonados con dos importantes premios de literatura infantil y juvenil.

Leer es lo que de verdad nos queda. Lo que de verdad nos llena. Leer sí es imprescindible, no sé si otras cosas lo son tanto, para aprender a pensar

Pedro Mañas y Patricia García-Rojo nos han regalado dos novelas fantásticas que, de nuevo, dan idea de lo difícil que lo ha tenido el jurado. La vida secreta de Rebecca Paradise y El Mar son dos delicias dirigidas, en principio, a lectores de entre 8 y 17 años, por poner cifras, pero os aseguro que he disfrutado con ambos a mis 42 como si tuviera 9… La historia de Rebecca (o Úrsula) y la de Rob me han emocionado y me han entretenido y me han gustado tanto… Felicito a los dos, por enseñarme, Pedro, cómo enamorarse de un reflejo enfadado o cómo unos besos huelen a manzana. “Detuve el tenedor para probar la pasta, que me supo demasiado a tomate, bastante a queso rallado y un poco a lágrimas”. Es del libro de Pedro. Y a Patricia, gracias también, por recordarme que el mundo no es tan lógico como podemos creer, por enseñarme a distinguir una luz donde no debía haberla o por pensar en caminos fáciles para ser feliz. La novela de Patricia, El mar, es un precioso alegato contra el pesimismo y está llena de luz y de verdad.

Tendréis enseguida las novelas en vuestras manos. Dedicadle un buen rato a su lectura, pasádselas luego a los niños y jóvenes que tengáis cerca y hablad con ellos, después, de lo que habéis leído. Será un momento bonito. E importante.

Gracias de nuevo a SM. Y a los premiados. Leer es lo que de verdad nos queda. Lo que de verdad nos llena. Leer sí es imprescindible, no sé si otras cosas lo son tanto, para aprender a pensar. Gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades