Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en la entrega de los “Premios Woman”, de Grupo Zeta

Casino de Madrid, 20.04.2015

B​uenas noches y gracias al Grupo Zeta y a su revista Woman por invitarme a estos premios.

Si por algo estamos aquí esta noche es porque tenemos muchas razones para pensar que en el mundo de la mujer hay muchas cosas que se pueden hacer de otra manera. Hay muchas cosas que deben mejorar y cambiar. Por mencionar algunas: las tasas de analfabetismo, los matrimonios de niñas menores de edad, el paro femenino, la violencia, la desigualdad en los salarios y en el tiempo que hombre y mujer dedican a la casa y a los niños.

Tenemos muchas razones para pensar que en el mundo de la mujer hay muchas cosas que se pueden hacer de otra manera. Hay muchas cosas que deben mejorar y cambiar. Por mencionar algunas: las tasas de analfabetismo, los matrimonios de niñas menores de edad, el paro femenino, la violencia, la desigualdad en los salarios y en el tiempo que hombre y mujer dedican a la casa y a los niños

Todo lo que acabo de mencionar son realidades que, a la postre, han empujado a muchas personas a comprometerse para intentar mejorar, cambiar, la vida de niñas, mujeres, también hombres, que no están en la mejor situación. María, Salma e Inma, nuestras tres premiadas, brillan en sus trabajos y, con su influencia y desde su área de trabajo, hacen mucho para modificar estas realidades. Que son enormes, probablemente inabarcables. Pero se han puesto manos a la obra. Porque hablar de mejorar el acceso a la salud, la educación, la justicia y la cultura son palabras mayores que a veces empiezan por gestos muy pequeños.

Felicito de corazón a las tres por este premio. Y termino con esta reflexión: es cierto que no es lo mismo nacer en Kabul, en Sebastopol, en Yorkshire o en Madrid. Pero al final, cada niña que nace en cualquier parte del mundo debería tener la posibilidad de elegir lo que desea para su vida. Porque, y cito a vuestra revista, es un lujo ser mujer. O debería serlo. Cada niña, cada mujer, en cualquier parte. Por eso premiamos hoy a tres mujeres que trabajan para que la salud, la educación, la justicia y la cultura sean realidades para todos.

Gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades