Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración de la XXV Asamblea General del Consejo de Municipios y Regiones de Europa

Cádiz, 26.09.2012

Permítanme que comience mis palabras sumándome a la satisfacción ya expresada aquí de que este año La Asamblea General del Consejo de Municipios y Regiones de Europa haya elegido celebrar su 25ª edición en la ciudad de Cádiz. Con ese motivo quiero dar, junto a la Princesa, la bienvenida más afectuosa a España a todos los participantes llegados de muchos municipios y regiones de Europa y, también, de otras regiones del mundo, muy en particular de Iberoamérica. Esta tierra andaluza, cruce de culturas y civilizaciones, y faro de libertades para España, América y el mundo les recibe orgullosa de su historia y honrada por su visita. Por nuestra parte, queremos agradecer a la Ciudad su acogida. Gracias Alcaldesa por invitarnos a esta importante cita, que para mi es un honor y un placer inaugurar.

La temática elegida por el Consejo para este año, cuyo título es "Descentralización, Democracia, Desarrollo: Innovando en  3D", indica claramente el campo de actuación e intervención tan extenso que tienen las entidades locales en el mundo de hoy. No obstante, la importancia y la misma identidad de estas entidades no son recientes sino que hunden sus raíces en una historia centenaria a lo largo de la cual los municipios contribuyeron decisivamente a conformar la realidad actual de muchas naciones europeas. En España su antigüedad viene dada por el otorgamiento de los fueros o cartas locales, que constituyen el origen de nuestros actuales pueblos y municipios. Como dato sorprendente e ilustrativo podemos mencionar que ya en el año 824 -hace casi mil doscientos años- se reconociese el Fuero de Brañosera para una pequeña población del norte de Castilla, considerada por ello el primer ayuntamiento de España.


Por otro lado, hace "solo" dos siglos y como es muy bien sabido, se promulgó en esta ciudad bella y hospitalaria la Constitución liberal de 1812, la primera Constitución intercontinental de la Historia, de tantas connotaciones iberoamericanas. Pues bien, en el llamado Discurso preliminar de dicho texto se hacía referencia a la organización municipal como "institución tan antigua, tan nacional y tan análoga a nuestros usos y costumbres".

No insistiré más en la dimensión histórica pero creo que conviene recordar los antiguos orígenes de las instituciones municipales para entender mejor su sólida imbricación e influencia en el desarrollo posterior de nuestras Administraciones y sociedades. El mundo local forma parte de la más profunda identidad de los pueblos europeos, ha contribuido a preservar sus tradiciones y ha propiciado los intercambios culturales y económicos así como el proceso modernizador vivido en las naciones de Europa hasta conformar su realidad presente.

Los municipios y regiones de nuestro continente, a pesar de la crisis, se han situado en muchos casos en posiciones de vanguardia en materia de sostenibilidad medioambiental, innovación tecnológica y modernización de infraestructuras, sin olvidar su aportación en la lucha contra el paro


En la actualidad la Administración local y regional resulta fundamental para la prestación de servicios básicos y, por su proximidad a los ciudadanos, permite conocer y gestionar mejor muchas de sus necesidades más cercanas. Los municipios y regiones de nuestro continente son actores de primer orden en la dinamización de la sociedad en los ámbitos económico, político y cultural, contribuyendo sin duda a afianzar la democracia y un mayor desarrollo de conciencia ciudadana. Al mismo tiempo hay que subrayar que, a pesar de la crisis, se han situado en muchos casos en posiciones de vanguardia en materia de sostenibilidad medioambiental, innovación tecnológica y modernización de infraestructuras, sin olvidar su aportación en la lucha contra el paro.

Señoras y Señores,


En una convocatoria como la que nos reúne hoy no puedo dejar de mencionar la dimensión internacional de la acción de los gobiernos locales cuando, como en este mismo ejercicio del Consejo de Municipios y Regiones de Europa, sus miembros establecen claras estrategias de internacionalización promoviendo la articulación de espacios de diálogo y cooperación en diversas áreas. Es bien conocida la positiva tendencia cooperativa y de colaboración que caracteriza las relaciones entre las entidades locales.


Sé que en esta convocatoria se van a explorar e impulsar los vínculos europeos e iberoamericanos en materia de gobiernos locales. Animo de corazón a las Administraciones participantes a que trabajen para fortalecer esos lazos y posibilidades de colaboración porque Iberoamérica -que dentro de dos meses se reunirá al más alto nivel en esta ciudad con ocasión de la XXIIª Cumbre Iberoamericana, y que desde hace años viene convocando los Foros Iberoamericanos de Gobiernos locales- tiene mucho que decir en esta materia.


Termino ya mis palabras con mis mejores deseos de éxito para esta  XXVª Asamblea General del Consejo de Municipios y Regiones de Europa.


Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+