Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la cena con los jóvenes andaluces.

Cádiz, 11.04.2002

R

eunirme con los jóvenes es siempre para mí un grata oportunidad de conectar con la vitalidad y la espontaneidad, dejar a un lado la solemnidad, y disfrutar de un diálogo en el que todos debemos participar y podemos aprender. A lo largo de la cena lo podremos hacer y después también.

Pero antes dejadme señalar brevemente algunos puntos que nos sirvan para acotar y aprovechar este tiempo de charla para el que hoy nos congregamos. Os hablo a vosotros que estáis aquí esta noche pero también a toda la juventud andaluza que momentáneamente representáis.

Todo el mundo quiere ser joven. Los jóvenes estáis en todas partes, en la calle, en los medios de comunicación, en la mente y los labios de los educadores, los sociólogos y los políticos, se os critica, se os alaba...

Pero ser joven de verdad no consiste sólo en divertirse mucho y hacer mucho ruido como a veces se dice, sino en algo que llena, que nos marca y, que bien aprovechado sirve de abono para toda nuestra vida. Es una etapa plena de energía que pasa -como todas- y a la que nos agarramos con resistencia a abandonarla. Pero, desgraciadamente, o quizás afortunadamente, el elixir de la eterna juventud no se ha inventado todavía, pues intentamos transformar esa juventud física que tiende a abandonarnos en otra juventud mental. Queremos mantener la agilidad intelectual y la frescura en nuestro espíritu joven.

Está claro, por tanto, que lo que no hagamos de jóvenes será difícil de acometer ya en épocas más maduras. La vitalidad, espíritu de lucha y superación, el coraje, nos llevan a querer hacer cosas, a ser alguien, a merecer justos reconocimientos y a lograr ser tenidos en cuenta tal y como somos, con nuestras características, preocupaciones, ilusiones y expectativas específicas. Nos debe llevar a echar los cimientos que nos aseguren un sólido futuro.

Esto es lo que me parece que pretende también la nueva generación de andaluces, que vosotros representáis. Pero esto, como también sabéis vosotros, no se improvisa. Hay que situarse en el escenario y decir algo con sustancia que atraiga y que quede en las vidas de esta Comunidad que tanto queréis y a la que os debéis.

Pues bien, vamos a decirlo.

En el escenario de vuestra formación; para la que contáis con medios y oportunidades mayores que los de vuestros padres, y donde tenéis que forjar una vocación, un proyecto de vida, no sólo vuestro, sino para toda la sociedad.

En el ejercicio de vuestra profesión; estamos en un mundo muy competitivo. Bien lo saben los deportistas, pero también los empresarios, y los que luchan por encontrar un empleo o mantenerlo. Sea cualquiera la labor que realicéis, todas son importantes, con todas se construye una Andalucía y una España mejor.

Y finalmente decirlo también, en vuestra actividad social. Porque recordad que la mayoría habéis nacido y vivido en democracia. Pero la libertad no se regala ni se disfruta gratis, sino que se vive y se mejora trabajándola. Y por tanto el respeto, la convivencia, la civilidad, los derechos que no son tales sin la contrapartida de sus respectivos deberes; y sobre todo, la imaginación para transformar la sociedad y hacerla más vivible. Son las herramientas para la lograr el futuro que deseáis, merecéis y todos necesitamos.

En alguna medida sé que hablo a entendidos. Puesto que el ochenta por ciento de los miembros de las ONG,s que hoy funcionan en Andalucía tienen menos de treinta años. Pero, en fin, yo creo que esto es un buen ejemplo.

He ahí una buena escuela para vosotros y un gran ejemplo para los demás.

No quería que esto os resultara demasiado serio. Quizás lo ha sido, pero para echarle alegría los andaluces sois los maestros, así que a ello.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+