Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey ante el Pleno del Tribunal de Cuentas con motivo del XX Aniversario de su Ley Orgánica

Madrid, 13.05.2002

S

r. Presidente del Tribunal de Cuentas,Señores miembros del Pleno,Señoras y Señores,

Celebro volver a esta sede para presidir este acto, con motivo de la celebración del vigésimo aniversario de su Ley Orgánica.

Guardo un grato recuerdo de mi primera visita, hace dieciocho años, a esta Casa, en el momento en el que iniciaba su nueva andadura en el marco de esta Ley Orgánica, promulgada al amparo de la Constitución que los españoles nos dimos como manifestación de nuestra voluntad de construir un Estado Social y Democrático de Derecho.

El Tribunal de Cuentas es una Institución que, aunque centenaria, constituye un pilar básico del moderno edificio institucional que da cuerpo y forma jurídica a ese Estado de Derecho. Su raigambre se remonta al siglo XV y ha evolucionado en una línea de adaptación a los tiempos y de perfeccionamiento de su configuración normativa.

Pero si el valor histórico e institucional de este Tribunal es grande, su reconocido prestigio viene dado por la calidad técnica de sus actuaciones fiscalizadoras y jurisdiccionales, y por sus notables aportaciones a la mejora de la gestión económico-financiera del sector público.

A lo largo de estos veinte años, los Informes y Mociones en los que ha plasmado los resultados de sus fiscalizaciones, y las resoluciones judiciales dictadas en el ejercicio de su propia jurisdicción, sitúan a este Tribunal en un lugar especialmente destacado a la hora de promover la justicia, la igualdad y la eficacia de la actividad económica de los poderes públicos, con pleno sometimiento al ordenamiento jurídico.

Las sociedades modernas se enfrentan con nuevos retos que exigen respuestas novedosas y eficaces. La integración, la globalización y la descentralización constituyen referentes ineludibles de nuestro mundo actual. El Tribunal de Cuentas ha sabido adaptar su actuación a estos requerimientos, convirtiéndose en una referencia imprescindible para la realización de los valores que emanan de nuestra Constitución, en el ámbito de sus competencias.

Al reiterar mi satisfacción por presidir este acto, deseo a este Tribunal los mayores éxitos en el cumplimiento de sus objetivos, continuando la tarea iniciada hace veinte años con la promulgación de la Ley Orgánica que hoy conmemoramos.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+