Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala en honor del Presidente de la República Federal de Alemania

Palacio Real de Madrid, 11.11.2002

S

eñor Presidente Federal,Señora Rau,

Constituye un honor y un motivo de especial satisfacción darles hoy nuestra más cordial bienvenida a Madrid con ocasión de su visita de Estado a España, que nos brinda una oportunidad singular para realzar la importancia de las relaciones entre Alemania y España.

Aún recordamos que hace dos años tuvimos la muy grata ocasión de contar con su presencia y la de su esposa, la Sra. Rau, en los actos conmemorativos del Quinto Centenario del nacimiento del Emperador Carlos V, celebrados en Toledo. Entonces ya pudimos constatar una vez más la riqueza de nuestros vínculos históricos, empezando por esa común pertenencia de Alemania y España a la gran familia carolina.

Hoy, esta visita de Estado nos ofrece una ocasión especialmente propicia para hacer balance de la muy satisfactoria evolución de nuestras relaciones y para reafirmar nuestro compromiso conjunto de ensancharlas.

De ahí que queramos expresarle nuestra gratitud por la invitación cursada a Su Alteza Real el Príncipe de Asturias para realizar una visita oficial a la República Federal de Alemania el próximo año, pues estamos convencidos de que permitirá asentar nuevos vínculos de amistad y cooperación mirando hacia el futuro.

Sr. Presidente Federal,

España y Alemania son dos grandes naciones europeas. Llevamos siglos de una estrecha interacción mutuamente enriquecedora que ha impregnado la historia de nuestros pueblos, y hoy han alcanzado una calidad e intensidad sin precedentes.

En el ámbito político, nuestro diálogo y cooperación disponen de un marco privilegiado para el entendimiento entre nuestros Gobiernos. Me refiero a las Cumbres Hispano-alemanas, las primeras de este género que España institucionalizó con otro Estado europeo y que el año que viene cumplirán precisamente su vigésimo aniversario.

Es notable el actual volumen de nuestros intercambios económicos y comerciales, que explican la excelente cooperación que liga a nuestros empresarios y la alta interdependencia de nuestras economías y sistemas productivos.

Pero la riqueza de nuestra sintonía no se agota en esos ámbitos. Es polifacética. Se extiende a muchos sectores, desde el de la política exterior, al de la defensa, la ciencia y tecnología, pasando por el de la ayuda al desarrollo, o la educación y la cultura.

Nos alegra comprobar el renovado interés que hoy despiertan en Alemania la lengua y cultura españolas, en sus más variadas facetas, así como la magnífica labor que desarrolla el nuevo Centro Cultural de la Embajada de España en Berlín y los diversos Institutos Cervantes de Berlín, Munich y Bremen. Espléndida es igualmente la labor que realizan los Institutos Goethe y Colegios alemanes en España.

Señor Presidente Federal,

Es mucho lo que Alemania y España comparten hoy en la fundamentación de su desarrollo democrático. No parece por ello casual que el texto de la Constitución Española de 1978 se encuentre expuesta en el área de visitantes del Reichstag alemán, junto a la Ley Fundamental de Bonn.

Y es que Alemania y España coinciden en su convicción de que el orden social y el ordenamiento jurídico en una democracia reposan en la defensa de una comunidad de valores, producto de un consenso fundamental del que nadie está excluido y que descansa, a su vez, sobre el respeto de la convivencia en paz y en libertad como exigencia básica inexorable. Este convencimiento es el que sostiene y da vida a Europa como ideal de civilización y como proceso de integración.

De ahí que compartamos un mismo planteamiento de lucha y rechazo sin ambages frente al terrorismo, convertido en una de las principales amenazas a la vida y la libertad en nuestras sociedades y que requiere una creciente respuesta coordinada a escala internacional y europea. Por ello, todo atentado terrorista, sea cual sea su autor o el lugar en que se cometa, suscita en ambos países la misma repulsa y la más enérgica condena, y nos conduce a reforzar su combate en el plano europeo.

En este marco, deseo expresarle muy especialmente, Señor Presidente, nuestro más profundo agradecimiento por el gran apoyo y la sincera solidaridad que Alemania siempre ha mostrado en la lucha de España contra la terrible lacra del terrorismo.

Señor Presidente Federal,

Alemanes y españoles hoy nos sentimos más próximos gracias a la fecunda integración de nuestros respectivos nacionales en Alemania y en España. Pienso en concreto en los más de cien mil españoles que residen en la República Federal de Alemania y que, plenamente integrados, contribuyen activamente al buen entendimiento entre nuestras sociedades.

Igualmente importante es la aportación de los numerosos alemanes que viven en España o de aquellos que disponen de una segunda residencia en nuestro país. Junto a ellos, están los millones de alemanes que nos visitan cada año, convirtiendo al turismo en una faceta esencial en nuestras relaciones bilaterales.

Señor Presidente Federal,

Ortega y Gasset afirmó en su día que "la unidad de Europa no es una fantasía, sino que es la realidad misma...". Añadió asimismo que "... Europa es un equilibrio...y que el equilibrio es una realidad que consiste esencialmente en la existencia de una pluralidad" .

En España y Alemania existe una fecunda síntesis de historia y presente, de identidad nacional y vocación europea, por lo que se dan todas las condiciones favorables para que continuemos intensificando nuestras relaciones en el ámbito bilateral y trabajando juntos en el marco europeo.

La próxima ampliación de la Unión Europea constituye para España una gran oportunidad de futuro para todos. En tal sentido, el reciente Consejo Europeo de Bruselas arroja un resultado satisfactorio.

España siempre ha defendido la profunda razón histórica que subyace tras la próxima ampliación de la Unión Europea. Una ampliación que debe servir para reforzar y no para debilitar nuestro común proyecto integrador.

Se trata de países que habían quedado marginados del curso de Europa por tristes razones históricas y que ahora se van a ir integrando, cumpliendo así con sus justos anhelos. Todo ello redundará a la postre en beneficio de la solidez y coherencia de la construcción europea, en la prosperidad económica de los nuevos socios y en la de la Unión Europea en su conjunto.

España y Alemania participan de manera activa e ilusionada en los trabajos de la Convención sobre el Futuro de Europa, contribuyendo así a preparar la próxima Conferencia Intergubernamental para reformar los Tratados de la Unión. Conscientes de los nuevos desafíos del proyecto de integración europeo, hemos de trabajar para garantizar que Europa siga proyectando, con vigor renovado, su ejemplo de reconciliación, de unidad en la diversidad y de solidaridad.

Señor Presidente Federal,

Nuestra estrecha cooperación en materia de defensa es otro motivo de especial satisfacción. Alemania y España, como aliados en la OTAN, comparten un firme y activo compromiso con la defensa colectiva y con las operaciones de paz como las que la Alianza tiene desplegadas en los Balcanes, con una participación importante de fuerzas españolas y alemanas. Estamos igualmente comprometidos con el actual proceso de adaptación de la OTAN al nuevo escenario estratégico.

Compartimos también el objetivo de impulsar el desarrollo de una auténtica política europea de seguridad y defensa, frecuentemente con iniciativas conjuntas. Un ejemplo especialmente significativo de esta cooperación es la participación de nuestros dos países en el Cuerpo de Ejército Europeo.

En otros ámbitos, nuestros Gobiernos tienen espacios de colaboración a favor de una ordenación más justa y estable de las relaciones internacionales.

La presencia simultánea de España y Alemania en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el bienio 2003-2004, nos brinda en tal sentido una excelente ocasión de ahondar nuestra concertación en asuntos de política internacional.

Señor Presidente Federal,

Para concluir, creo que podemos afirmar -a justo título- que la senda recorrida en estos últimos años en el entendimiento hispano-alemán ha sido muy importante.

Pero podemos y debemos hacer aún más a favor del acercamiento entre nuestras sociedades, consolidando lo ya alcanzado, profundizando en los muchos logros, y abriendo nuevas áreas de cooperación.

En ese marco, nos felicitamos por la reciente constitución y primera reunión hoy en España del Foro Hispano-Alemán, que estoy convencido constituirá una fructífera plataforma anual de encuentro a la que debemos alentar en su noble empeño de enriquecer las relaciones hispano-alemanas.

Desde ese compromiso de futuro de España con Alemania, permítame Señor Presidente Federal, levantar mi copa y brindar por su ventura personal y la de su esposa, por la prosperidad y bienestar de la República Federal de Alemania, y por el desarrollo de una cada vez más sólida y fecunda amistad hispano-alemana.

Muchas gracias

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+