Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la recepción a los asistentes a la II Conferencia de Embajadores de España

Palacio Real de Madrid, 11.09.2003

L

a Reina y yo queremos expresar nuestra especial satisfacción al recibiros hoy en el Palacio Real a todos los Embajadores de España que participáis en la Segunda Conferencia de Embajadores que se celebra en Madrid.

Esta ocasión nos brinda la oportunidad de expresaros nuestro afecto y sincero agradecimiento por vuestro sentido de la entrega, de la lealtad y de la vocación de servicio a España.

Unas virtudes que a lo largo de tantos años hemos podido apreciar en el conjunto de los profesionales que integran nuestro Servicio Exterior, y que avalan el prestigio de nuestra diplomacia.

Por ello, os pedimos que trasladéis nuestro afecto, estímulo y gratitud a vuestros respectivos colaboradores, sin olvidar a las familias, cuyo inestimable apoyo, esfuerzo de adaptación y sacrificios no podemos olvidar.

La celebración periódica de este tipo de Conferencias constituye, sin duda, una iniciativa muy acertada.

Permite hacer balance, actualizar los conocimientos técnicos cada vez más necesarios, intercambiar puntos de vista, y analizar nuevos objetivos, reforzando la coordinación y unidad de acción de nuestro Servicio Exterior.

Hoy la diplomacia constituye una herramienta esencial para la promoción y defensa de los intereses de España y de los españoles en el exterior.

Imprescindible para hacer frente con eficacia a los problemas -como el terrorismo o el medio ambiente- que trascienden nuestras fronteras.

Esencial para apoyar a nuestros empresarios a abrirse camino en otros mercados y para difundir nuestra rica y variada cultura.

Fundamental para asistir y atender a nuestros compatriotas en el mundo.

Y decisiva en su labor solidaria de cooperación al desarrollo y en su contribución al mantenimiento de la paz y seguridad internacionales, contando con la inestimable aportación de nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad.

Desde esa perspectiva, os animo a seguir trabajando con tesón, atentos a los objetivos y prioridades de nuestra política exterior.

Conozco la ilusión, la dedicación y la profesionalidad que os anima en el desempeño de vuestra alta función.

Unas cualidades que, año tras año, la Reina y yo percibimos en las nuevas promociones de diplomáticos, a quienes hacemos entrega de sus despachos.

Inician ilusionados una carrera larga y compleja con la aspiración de alcanzar algún día vuestro nivel de Jefes de Misión, partiendo de su sólida vocación profesional y de un aprendizaje continuado.

Un bagaje que constituye la mejor garantía para que en el futuro sigamos contando con hombres y mujeres capaces de la más eficaz defensa de los intereses de España en el mundo.

Os pido que sigáis volcados en la promoción exterior de España como país moderno, dinámico y solidario, abierto al exterior, orgulloso de su rica pluralidad, y comprometido con la defensa de la paz, la democracia, la libertad, y los derechos humanos.

Bien sabéis que, en el desempeño de vuestra noble e importante labor, siempre podréis contar con el pleno apoyo y la confianza de la Corona.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+