Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la reunión del Patronato del Instituto Cervantes

Madrid(Monasterio de las Descalzas Reales), 15.10.2003

N

os reunimos una vez más, cumpliendo la previsión del legislador de que el Instituto Cervantes cuente con el consejo y orientaciones de este Patronato.

Mis primeras palabras tienen que ser de sentido recuerdo y de obligado homenaje hacia quienes nos han acompañado durante años en esta noble tarea y ya no pueden hacerlo: José Hierro, Ángel Martín Municio y Roberto Matta. Todos ellos nos han dejado además una obra excepcional que ha ensanchado los horizontes de nuestra cultura y que nos seguirá sirviendo de estímulo y de ejemplo.

Damos la bienvenida a los miembros del Patronato que se incorporan hoy por primera vez, cuya experiencia y saber sin duda contribuirán a inspirar la labor del Instituto.

El Director ha presentado el excelente balance del curso que acaba de terminar, y ha anunciado proyectos atractivos e innovadores para el que ahora comienza.

El Instituto Cervantes muestra año tras año logros esperanzadores, como han sido esta vez la apertura de importantes nuevas sedes en Berlín y Nueva York, y sus necesarios planes de expansión por el resto del continente europeo.

Estos avances y proyectos permiten, ante todo, dotar a nuestra lengua y nuestra cultura de nuevos ámbitos para abrirse paso en el mundo como instrumentos de diálogo y de conocimiento.

Animamos a todos los miembros del Instituto a que continúen su trabajo con el mismo empeño e ilusión que han mostrado hasta ahora. No les faltará nuestro apoyo y reconocimiento.

Decía Jorge Luis Borges que se imaginaba el paraíso bajo la especie de una biblioteca. Estas palabras figuran precisamente a la entrada de la biblioteca de la nueva y espléndida sede del Instituto Cervantes de Nueva York, que inauguró el Príncipe de Asturias la semana pasada. Constituyen la más hermosa metáfora de la necesidad de conocimiento del ser humano y del anhelo de nuestra cultura por satisfacerlo. Y es que la cultura en español ocupa hoy un lugar de privilegio en aquel paraíso imaginado.

Millones de personas visitan España todos los años. Tenemos que alentarlas a que aprovechen su acercamiento a España para aprender o mejorar sus conocimientos de la segunda lengua de comunicación internacional, y para conocer más de cerca nuestro gran patrimonio artístico. El turismo lingüístico y cultural es una tarea común de las Administraciones públicas y de los más diversos sectores sociales, un compromiso al que convoco a todos.

El próximo año se celebrará en Argentina el Tercer Congreso Internacional de la Lengua. Será un ejemplo más de eficaz colaboración entre las naciones de lengua española y entre las numerosas instituciones que, como el Instituto Cervantes y la Real Academia Española, tienen el encargo de cuidar y promover el conocimiento y el uso del español.

Estos Congresos son un foro adecuado para el intercambio de ideas, y también para inspirar proyectos y aunar iniciativas.

Un buen ejemplo en este sentido es el empeño del Instituto Cervantes para lograr que los "Diplomas de Español como Lengua Extranjera" se conviertan en una titulación pan-hispánica, a la que se asocien todos cuantos estén dispuestos a hacerlo. Siempre conviene tener presente que las lenguas pertenecen a sus hablantes, que en el caso del español son cuatrocientos millones de personas en las más diversas partes del mundo.

Se prepara además, con el cuidado que la ocasión requiere, la celebración en 2005 del cuarto centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, una iniciativa sobre la que el Instituto ha dado ya los primeros pasos.

Muchas gracias a todos por su sincera cooperación a la buena marcha de las tareas del Instituto y a sus éxitos. Una labor en la que siempre podrán contar con el máximo respaldo, aliento e ilusión de la Corona.

Se levanta la sesión.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+