Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de los Premios Nacionales de Investigación

Madrid, 03.11.2003

U

n año más deseo expresar mi especial satisfacción al presidir, junto con la Reina, este acto de entrega de los Premios Nacionales de Investigación en su edición de 2003.

El fomento y desarrollo de la investigación científica representa, sin duda, una de las más importantes ambiciones colectivas de todo país avanzado que, como España, aspira a alcanzar mayores cotas de progreso y prosperidad en un entorno internacional cada vez más competitivo.

De ahí el especial apoyo y sincero estímulo que debemos a quienes dedican lo mejor de sus vidas al saber y a la investigación científica. Ese es, en síntesis, el sentido de estos Premios Nacionales instituidos para expresar el alto aprecio que la sociedad española debe a sus investigadores.

Por su alcance y significado los Premios de este año constituyen un motivo de alegría y de orgullo para todos.

Se centran en áreas muy relevantes del conocimiento científico y de su aplicación tecnológica. Entre ellas se incluyen disciplinas tan fundamentales como la química, la física y las matemáticas.

Otras, como el estudio de los recursos naturales del planeta, presentan una singularidad notable para la conservación medioambiental. Destacan asimismo las aportaciones excepcionales en el ámbito de la transferencia de tecnología, esencial para la traducción del conocimiento en resultados que promueven el bienestar y estimulan el progreso colectivo.

Nuestra felicitación más sincera a todos los galardonados por su relevante labor investigadora, que les hace acreedores de esta muy preciada distinción. Representan un brillante ejemplo del nivel y resultados alcanzados por la ciencia española en sus respectivas disciplinas.

Estoy seguro de que su trayectoria servirá de estímulo a cuantos consagran su vida, con tanto esfuerzo como ilusión, a la actividad investigadora.

Estos Premios representan el reconocimiento y aliento que bien merece la vocación del investigador, que resulta tan apasionante, dura y exigente, como esencial para el presente y futuro de nuestra sociedad.

Quiero, por ello, rendir un especial tributo de gratitud al conjunto de los investigadores españoles por su trabajo y dedicación, así como a las instituciones públicas y privadas por la asistencia y apoyo que les prestan.

Hoy el Ministerio de Ciencia y Tecnología inaugura la "Semana de la Ciencia y la Tecnología 2003", la tercera que se celebra en España, con la participación de todas las Comunidades Autónomas, conforme al modelo de la "Semana Europea de la Ciencia".

Me consta el éxito que esta iniciativa ha tenido en años anteriores. Es buena muestra del interés de la sociedad por el desarrollo científico y tecnológico, una sociedad consciente de su relevancia como factor de progreso, y que se siente coparticipe de la emoción que se esconde detrás de cada descubrimiento científico.

Durante los próximos días se vivirán jornadas marcadas por la participación ciudadana. La ciencia y la tecnología saldrán de los laboratorios para ponerse al alcance de todos, en torno a temas cuidadosamente elegidos por su interés, actualidad, y proyección de futuro.

La implicación social en los avances científicos y tecnológicos, hace posible la participación ciudadana en el debate y reflexión sobre sus beneficios, impacto de futuro y papel clave en la modernización de nuestra sociedad.

La comunidad científica debe continuar creciendo y afianzándose. Debemos favorecer el despertar continuo de nuevas vocaciones científicas en nuestra juventud. Apostar por las nuevas generaciones de científicos supone garantizar la continuidad y desarrollo de una labor de investigación en la que nos jugamos factores esenciales para construir un futuro mejor.

Confío en que estos galardones, y el reconocimiento que representan para el trabajo de tantos y tan notables investigadores españoles, contribuyan a consolidar y difundir lo que constituye una tarea trascendental para el desarrollo económico y social de España y de todos los españoles.

Concluyo reiterando el compromiso de permanente aliento y de pleno respaldo de la Corona a cuantos contribuís, con vuestra ejemplar dedicación y notable esfuerzo, al desarrollo de la ciencia y la tecnología en España.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+