Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Reunión del Patronato de la Ciudad de Santiago

A Coruña(Santiago de Compostela), 03.12.2003

Q

uiero que mis primeras palabras sean para reiterar mi más profundo dolor y hondo pesar ante la trágica muerte de siete servidores del Estado destinados en el Centro Nacional de Inteligencia, en el cruel atentado que sufrieron en Iraq el pasado sábado, y manifestar de nuevo nuestra solidaridad a sus familias.

Deseo también expresar con este motivo nuestro homenaje más sincero de respeto, y el de todos los españoles, a su espíritu de servicio a España y a sus conciudadanos.

Cuando en el año 1991, con motivo de la constitución del Real Patronato de la Ciudad de Santiago de Compostela, renovamos el vínculo de la Corona española con el destino de esta ciudad, lo hicimos con el convencimiento de que la tarea a abordar requería enormes esfuerzos orientados hacia el futuro.

Me es grato comprobar que en estos doce años transcurridos, el Real Patronato, a través del Consorcio de la Ciudad de Santiago de Compostela, ha impulsado con acierto las importantes actividades que constituían su objetivo fundamental.

La conservación y puesta en valor del Patrimonio cultural de la ciudad de Santiago, en sus distintas manifestaciones histórico-artísticas y arquitectónicas, se ha visto completada con la consolidación de iniciativas culturales de gran proyección internacional, y con la creación de modernos equipamientos.

Todas estas actuaciones han ido construyendo un amplio proceso de renovación y sentando las bases de su continuidad.

Las reflexiones que periódicamente venimos haciendo acerca de la riqueza de significados del fenómeno jacobeo, continúan plenamente vigentes.

Los Caminos de Santiago como punto de encuentro de ideas, arte y cultura, la capacidad de atracción que éstos y la propia ciudad ejercen, así como su relevancia espiritual, se verán acrecentadas el próximo año 2004.

El Año Santo Jubilar nos permitirá volver a acoger a innumerables peregrinos y visitantes.

La experiencia acumulada no debe ser un obstáculo sino un acicate, para asumir este nuevo reto con la ilusión y eficacia con que abordamos los anteriores.

Para lograr su éxito, será necesario ahondar en la fructífera colaboración entre Administraciones e Instituciones, cuya continuidad ha puesto de manifiesto que los acuerdos y las diferencias pueden y deben enriquecer los resultados obtenidos.

En esta reunión que ahora clausuro se ha dado un paso más en el camino que un día emprendimos para la conservación de un legado Patrimonio de la Humanidad.

Nos felicitamos por los logros conseguidos, y nos sentimos además obligados a mantenerlos vivos. Debemos continuar avanzando y conjugando tradición y modernidad.

Para que, más allá de las fronteras, Santiago de Compostela continúe siendo un símbolo permanente de integración, de convivencia y de diálogo.

Se levanta la sesión.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+