Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de los Premios Nacionales del Deporte y Distintivos de la Real Orden del Mérito Deportivo

Madrid(Palacio Real de El Pardo), 30.09.2004

O

s doy Mi cordial bienvenida a este acto en el que, un año más, rendimos homenaje a la gran familia del deporte español.

Acabamos de entregar los Premios Nacionales del Deporte, así como las Placas y Medallas de la Real Orden del Mérito Deportivo, correspondientes al año 2003.

En ambos casos, las distinciones han recaído en personas, organismos, entidades, federaciones, clubes y asociaciones que han destacado de forma notable, ya sea por la práctica deportiva, o por su relevante labor en el fomento, difusión, organización y desarrollo de actividades físicas y deportivas.

A todos, Mi felicitación más cálida y sincera, a la que se une de corazón toda la Familia Real.

Las personas premiadas en este solemne acto, son deportistas de élite con un talento excepcional, que se han preparado con tesón y han sabido despertar nuestra emoción con su noble afán de competir.

A sus espaldas han dejado un largo camino de esfuerzos, sacrificios y dificultades, hasta alcanzar la excelencia deportiva que hoy, tan merecidamente, les reconocemos.

Con estos deportistas y con sus familias, que tanto les han apoyado en su exigente empeño cotidiano, la sociedad española tiene contraída una deuda de gratitud: por lo felices que nos han hecho con sus victorias; y aún cuando no haya podido ser así, por haber dado siempre lo mejor de sí mismos. En la competición deportiva de auténtico nivel sólo una fina línea separa la victoria de la derrota.

Quiero también expresar Mi reconocimiento a todos aquellos que han apoyado personal o profesionalmente el desarrollo del deporte: a los técnicos, entrenadores, árbitros, directivos, aficionados, así como a las Administraciones Públicas, entidades y patrocinadores que generosamente han contribuido a su promoción, siempre resultado de un importante esfuerzo colectivo.

En nuestros días seguimos una doble pauta a la hora de valorar al deporte.

En el plano individual, el deporte constituye una magnífica escuela de formación para la vida. Tiene una dimensión educativa de gran valor, pues con él se cultiva y desarrolla la capacidad de disciplina, de sacrificio y de entrega, así como la natural ambición de superación y de sana competición.

En esa dimensión individual, el deporte se ha extendido como práctica saludable y de ocio, que interesa promover como factor cultural, de bienestar y de participación social. Contribuye a fomentar el espíritu de equipo, de trabajo en común y también de competitividad.

En el plano colectivo, el deporte es uno de los elementos que mejor define y representa a toda sociedad moderna. Destaca su auge extraordinario como espectáculo de masas, sostenido por los modernos medios de comunicación.

El deporte desempeña un papel de primer orden y de enorme trascendencia como factor de integración comunitaria, al crear un sentimiento de solidaridad participativa entre ciudadanos.

Es imprescindible cuidar y promover activa e incansablemente los valores que el deporte representa, tanto a nivel individual como colectivo. Todo ello, en aras del espíritu de convivencia armónica y de respeto a las reglas que el deporte conlleva.

Este año, los deportistas españoles que han participado en los Juegos Olímpicos y en los Juegos Paralímpicos nos han vuelto a llenar de emoción y alegría. Su ejemplar esfuerzo, sacrificada dedicación y los éxitos alcanzados merecen nuestro mayor reconocimiento, y nos animan a proseguir la apasionante labor de desarrollo del deporte español.

Deseo convocaros a todos a continuar esta tarea constructiva e ilusionante, al servicio del deporte en España, en la seguridad de que podréis contar siempre con el decidido aliento y apoyo de La Corona.

Hoy, junto a la Familia Real, que en numerosas ocasiones ha tenido el privilegio de pertenecer a la Familia Olímpica, quiero expresar una vez más, ante tan destacada representación del deporte español, Mi más firme apoyo a la Candidatura Olímpica Madrid 2012.

La Corona, fiel a los sentimientos de gran ilusión que animan al pueblo español en torno a los Juegos Olímpicos del año 2012, quiere manifestar sus mejores deseos de éxito al proyecto madrileño, en la confianza de que representará del mejor modo posible a España y los españoles.

De nuevo Mi enhorabuena a los galardonados, y muchas gracias a todos.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+