Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina en la entrega del Premio de Economía de Castilla y León "Infanta Cristina".

Zamora, 08.03.2005

D

eseo expresar mi gran satisfacción al poder presidir este acto de entrega, en su décima edición, del Premio de Economía de Castilla y León al que tengo el honor de dar nombre.

Me alegra mucho que, en esta ocasión, podamos reunirnos en la ciudad de Zamora. Su bello emplazamiento sobre el Duero, su carácter de ciudad tranquila y sosegada -en cuyo corazón se asientan importantes manifestaciones del románico-, el encanto de sus calles y rincones, nos proporcionan una clara imagen de su memorable y dilatada historia.

La Zamora de hoy conjuga el mantenimiento de su monumental legado histórico con edificaciones más modernas que reflejan distintos usos y estilos, y también su continua adaptación a las aspiraciones y necesidades de su sociedad, como podemos apreciar en este edificio en el que nos encontramos, habilitado como sede del Campus Universitario en 1997.

Desde su creación en el año 1995, el Premio de Economía de Castilla y León se ha consolidado como un referente en el ámbito que le es propio. Un referente que se debe ante todo al prestigio de las personas e instituciones que se han visto justa y acertadamente distinguidas con él en sus sucesivas ediciones.

Hoy entregamos este importante Premio al Consejo Regional de Cámaras Oficiales de Comercio e Industria de Castilla y León, órgano que representa a las Cámaras de Comercio e Industria de la Comunidad Autónoma.

Unas Cámaras que, día a día, confirman su relevante función como agentes económicos imprescindibles para la mediación e interlocución entre el sector público y la empresa privada. Y como impulsoras de numerosas actuaciones destinadas a mejorar la actividad empresarial en la Comunidad.

Actuaciones que tienen su desarrollo en diversos ámbitos como: el internacional, el del medio ambiente, el patrimonio, el comercio interior. Y sin por ello olvidarse de la formación y el empleo, de la ayuda en la creación de empresas, o de facilitar el acceso a la información y a las nuevas tecnologías.

Por todo ello felicito al Consejo Regional, a sus directivos y representantes, por este merecido galardón con el que distinguimos sus trabajos y estudios económicos, su labor impulsora para mejorar la actividad empresarial y para vincular los ámbitos internacional, nacional, autonómico y local de la economía. Su esfuerzo y tenacidad en el cumplimiento de estas tareas representan las admirables virtudes de laboriosidad y afán de progreso que siempre han caracterizado a los hombres y mujeres de esta noble y querida tierra.

Este galardón es también un público reconocimiento a la importante contribución de las Cámaras en su conjunto, y de cuantos las integran, al desarrollo económico y al progreso social de esta Comunidad Autónoma. A ellos hago llegar mi enhorabuena más cordial.

Quiero manifestar, finalmente, mi sincero agradecimiento al Jurado por su trabajo; a la Federación de Cajas de Ahorro de Castilla y León por su inestimable cooperación; y a la Junta de Castilla y León por su permanente acción de estímulo a favor y en apoyo del tejido empresarial. Una acción de la que es buena prueba su iniciativa para la creación y mantenimiento de este Premio.

A todos, muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+