Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega del Premio Cervantes a José Jiménez Lozano

Madrid(Alcalá de Henares), 23.04.2003

E

ste Aula Magna vuelve a reunirnos en torno a la gran celebración de nuestra lengua, que hoy se centra en el homenaje que rendimos a uno de sus más destacados artífices, José Jiménez Lozano. A él dirigimos nuestra mas cordial felicitación, con la gratitud y admiración que bien merecen su persona y su valiosa y dilatada obra.

En esta fecha evocamos, una vez más, a Miguel de Cervantes, quien nos dio una manera de mirar la vida y de vivir el mundo, de comprender mejor los misterios de la escritura y de la literatura, cuyas creaciones iluminan nuestra vida y la hacen más honda y plena.

El Premio Cervantes se ha constituido en el más preciado galardón para los escritores en lengua castellana. Creadores de los diferentes países de nuestra gran Comunidad se han ido sucediendo en este Premio, que ha adquirido un gran renombre internacional por la indiscutible calidad de sus galardonados.

La obra literaria de Jiménez Lozano expresa su variedad y riqueza en más de cuarenta títulos de narrativa, ensayo y poesía, aparte de artículos y diarios, que subrayan el alcance y la variedad de su pluma.

Títulos como "Un fulgor tan breve" en poesía, o "El grano de maíz rojo", y "Un hombre en la raya" en narrativa, "Los ojos del icono" y "La ronquera de Fray Luis" en ensayo, son algunos de los hitos que jalonan su larga y densa trayectoria.

Todos los géneros saben de la maestría de nuestro premiado, en cuya obra cada tema encuentra el tratamiento más adecuado. Jiménez Lozano ha volcado también en el periodismo su gran talento como escritor. "El Norte de Castilla" fue durante años su compañero inseparable, un diario que dirigió y en el que compartió páginas con otros dos premios Cervantes, Miguel Delibes y Francisco Umbral. Sus artículos son ejemplo de profundidad y claridad, de pensamiento a la vez hondo y ameno, de prosa transparente, que constituye una de sus señas de identidad.

Mucho de razón lúcida, de profunda belleza y de meticulosa tarea, hay en la obra de José Jiménez Lozano quien, cervantinamente, parte de lo pequeño y frágil, y de los protagonistas de la vida cotidiana, para descubrir en ellos, los mil rostros de la condición humana.

Su escritura explora la realidad y la trasciende, descubriendo con frecuencia en nuestro pasado, en lo escondido de unas piedras, o en la ronquera de Fray Luis, lo que ya no se dice y lo que no pudo decirse.

La suya es una mirada que atiende a las frágiles y antiguas palabras con las que se siguen narrando pequeños y grandes relatos. En ellas resuenan trágicas figuras clásicas y bíblicas. Igual encuentra un personaje cercano en la mujer de Abraham, Sara de Ur, que descubre un relato épico, hondo y antiguo, en un maestro rural de nuestro tiempo.

No se puede entender su obra sin aludir a su humanismo de raíz cristiana. El escritor abulense ha ahondado en la mística y la ascética castellanas, en San Juan y en Fray Luis, sobre todo.

Como escritor y también como periodista, sabe elegir con prodigioso esmero la palabra, que emplea para crear y descubrir la fascinante fuerza del lenguaje.

La voz de Jiménez Lozano suena, en sus páginas, acogedora y comprensiva con las debilidades del género humano, tal como nos enseñó Miguel de Cervantes. Su obra, en definitiva, nos trae un mensaje rico, amplio y profundo. Un mensaje de mesura, de comprensión y de tolerancia. No hueca o meramente formal, sino de tolerancia basada en el conocimiento y en el interés por el otro, que es el mejor camino para alcanzar el verdadero respeto y la auténtica convivencia.

José Jiménez Lozano sabe encontrar la oculta veta de agua que hace que brote la vida. Por toda esa vida que nos regala en cada una de sus palabras, en nombre de todos, le damos las gracias.

Declaro clausurado el acto de entrega del Premio de Literatura en lengua castellana "Miguel de Cervantes, 2002".

Muchas gracias. 

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+