Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración del IV Foro Europeo de Empresas Latinoamericanas

Madrid, 20.11.2002

A

gradezco la invitación de los organizadores de este Foro Europeo de Empresas Latinoamericanas a inaugurar sus sesiones, y quiero empezar mis palabras expresándoles mi felicitación por esta iniciativa, que este año cumple su cuarta edición.

Mi saludo muy cordial a los responsables de las principales empresas españolas cotizadas en el mercado bursátil, y a los más altos representantes de las latinoamericanas que han venido a participar en sus sesiones.

Creo que todos debemos felicitarnos de que los lazos que desde siempre nos unen se manifiesten hoy en el campo de las realidades ayudando a conformar ese espacio nuestro que es Iberoamérica. Este es un buen augurio. Hemos encontrado un punto de apoyo sólido, tangible y medible, en el que encajar nuestros comunes intereses y darles vuelo.

Podemos estar de acuerdo en que la realidad actual no es precisamente la más halagüeña, y que dista mucho de la que todos desearíamos. Pero en esto consiste precisamente la realidad: en un conjunto de cimas y valles que hay que recorrer con el ánimo de aprender, resolver y mejorar.

Hablo a empresarios, que saben que el riesgo es un componente esencial de su actividad. Aceptémoslo en lo que tiene de positivo, como ocasión de enmendar errores y desajustes, y asentar firmemente las bases que nos permitan afrontar y aprovechar la coyuntura más favorable de la recuperación que todos esperamos. Iberoamérica es una realidad con enormes posibilidades, que entre todos debemos desarrollar.

Cierto que no está en nuestra mano dar la vuelta a la presente situación mundial y los motivos que la producen aunque si debemos ayudar y contribuir a ello en todos los niveles posibles. Pero sí podemos, en cambio, ver claro y poner en común nuestras respectivas experiencias. En esto, España tiene una experiencia que aportar. La de haber conseguido, tomando las medidas necesarias, y con los sacrificios colectivos consiguientes, entrar y mantenerse con solvencia en el marco actual de la política económica europea.

Importa mucho manejar juntos las circunstancias en las que en estos momentos nos encontramos. Ejemplo de esta cooperación integradora, que encaja perfectamente en este Foro y sus objetivos, es Latibex, una iniciativa que se consolida como punto de unión de los mercados de valores de Europa e Iberoamérica, y como puerta de entrada de las economías iberoamericanas a la zona del euro.

El sólido compromiso asumido por la economía española en Iberoamérica es un hecho histórico. Una oportunidad que tenemos que aprovechar, traduciéndola en términos iberoamericanos.

Promoviendo, y si es necesario inventando, actividades, fórmulas y prácticas que la conviertan en motor de un despegue continental que juntos necesitamos y esperamos.

Permítanme reiterar, a estos efectos, que el crecimiento económico está estrechamente relacionado, e incluso se ratifica, con un desarrollo social que incremente la prosperidad y el bienestar de todos los miembros de la colectividad.

La educación, la vivienda, la salud, el empleo, la igualdad de oportunidades en el acceso a los bienes y servicios de la comunidad, son los hitos que marcan este camino, los ingredientes de un proyecto en el que las empresas, incluso en términos de rentabilidad, tienen mucho que decir y hacer.

Los objetivos de este Foro son muchos y muy ambiciosos. Estoy seguro de que esta edición va a trabajar decididamente para estimular un encuentro fructífero entre las empresas de uno y otro Continente, y avanzar los planteamientos estratégicos necesarios para el desarrollo de las economías de toda Iberoamérica.

Con este deseo, declaro inaugurado el IV Foro Europeo de Empresas Latinoamericanas.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+