Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias con motivo de la cena conmemorativa del XI Aniversario del "Proyecto Stela" de la Fundación Síndrome de Down de Madrid

Club de Campo Villa de Madrid, 07.11.2006

Q

ueridos trabajadores con síndrome de Down y discapacidad intelectual, empresarios, miembros de la Fundación Síndrome de Down de Madrid, familias, voluntarios, preparadores: Muy buenas noches a todos.La Princesa, que, como bien sabéis, habría deseado mucho estar aquí en este Acto, se une a mí para agradeceros vuestra cariñosa invitación y me pide que la disculpe por no poder acompañarnos esta noche. Nuevamente os transmitimos todo nuestro apoyo, y yo personalmente mi alegría al presidir esta celebración.Los dos creemos firmemente en la tarea tan valiosa y meritoria que estáis desarrollando. Más aún, os diría que apostamos por esta labor vuestra, como una de las grandes y eficaces vías de que dispone la sociedad española para reafirmar los valores que la conforman. Entre esos valores, su sentido de la justicia y de la solidaridad, cobran especial alcance cuando se aplican a la promoción del empleo.

Nos reunimos esta noche para conmemorar once años de trabajo compenetrado entre la Fundación Síndrome de Down de Madrid y un grupo de empresarios madrileños que, juntos, dan vida a un proyecto extraordinario, que permite acercar el valor del trabajo a personas con distintas formas de discapacidad intelectual. Me refiero al Proyecto Stela, un instrumento innovador y eficaz para lograr la integración laboral de esas personas mediante el Empleo con Apoyo.El trabajo es, sin duda, uno de los grandes instrumentos de que disponemos para madurar como personas. Queremos educar a nuestros hijos en la responsabilidad y el empeño que requiere, para hacer de ellos no sólo seres humanos autónomos, sino hombres y mujeres de bien.Así, tanto la formación necesaria para llevar a cabo un trabajo responsable, como la plena inserción en el mundo laboral, contribuyen muy directamente al proceso de madurez humana, al desarrollo de las capacidades individuales y a la satisfacción que deriva del servicio realizado mediante el esfuerzo personal.Se trata de criterios que pueden aplicarse a todos, también a las personas con discapacidad intelectual. Personas que, evidentemente en ambos procesos, formación e inserción, requieren tener a su disposición estrategias y métodos específicos, como los que empleáis en el Proyecto Stela.A través de este Proyecto habéis logrado dar cauce a aspiraciones y necesidades fundamentales de un importante sector social que demanda poder ejercer su derecho al trabajo. Con vuestra metodología específica, además de aportar seguridad a estas personas, habéis hecho algo grande y emotivo, les habéis confirmado en su dignidad.Me enorgullece comprobar cómo el método que utilizáis con amor y esfuerzo, es un sistema eficaz para que las personas con discapacidad intelectual accedan al empleo y se mantengan en él. Constato, además, que cada año se van incorporando en mayor número al trabajo integrado, con resultados muy positivos para todos.Buscamos un mundo mejor y más equilibrado; una sociedad más próspera y responsable. Cada vez más justa, más integradora. Capaz de ofrecer a todos los mismos derechos y las mismas oportunidades, como consagra nuestra Constitución.Pues el proyecto Stela contribuye a que las personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual ejerzan sus derechos y dispongan de las oportunidades necesarias, para ampliar su autonomía y sus relaciones, reforzar su sentimiento de pertenencia a la sociedad y acrecentar su satisfacción consigo mismas y con el mundo en que viven.Expreso, pues, mi aliento y admiración tanto al Club de Empresarios Stela como a la Fundación Síndrome de Down de Madrid, por la constancia y la ilusión que comunicáis a un proyecto que da sentido y significado a las vidas de muchas personas y familias de la Comunidad de Madrid. Este tipo de iniciativas favorece una mayor cohesión social y lleva a una sociedad más generosa, más transigente, más abierta y, así, más humana y más libre.Felicito y doy gracias de corazón a las personas que, desde la Fundación Síndrome de Down de Madrid, han puesto su fe en las capacidades que poseen estas personas y su tesón en el fomento de las habilidades que pueden llegar a adquirir. Mediante esa labor, a la vez didáctica y práctica, de preparación y formación continua, lográis que desempeñen su trabajo con paz, con tranquilidad y equilibrio. Vuestro inestimable esfuerzo, unido al de las familias que en él participan, enriquecen a toda la sociedad española, y a ellos les ayuda a saber que son siempre necesarios, útiles y queridos.Deseo, además, destacar singularmente la labor del Club de Empresarios Stela por otro motivo: gracias a proyectos como el que habéis impulsado con tanto fruto en estos once años, motiváis y estimuláis a la red empresarial de toda España, que, mediante vuestro quehacer y vuestro apoyo, ha conocido un nuevo mercado laboral, metódico y ordenado, caracterizado, además, por su ilusión profesional y su afán de superación.Es necesario seguir avanzando. Por eso estamos todos aquí. Las grandes y pequeñas empresas están reforzando su apuesta por una alternativa laboral que incorpora a sus objetivos un noble compromiso de honda solidaridad, que redunda inequívocamente en beneficios, no sólo económicos, sino también éticos y morales, en favor del continuo progreso social de España.Hemos de seguir adelante juntos, para que entidades como la Fundación Síndrome de Down de Madrid, volcadas en la formación laboral de este sector, puedan seguir ofreciendo opciones viables a las empresas. Para que todos continuemos atestiguando el gran resultado al que llegan iniciativas, tan comprometidas y abiertas al futuro, como el Proyecto Stela, que hoy celebramos.Quiero dirigirme ahora a los trabajadores con síndrome de Down y discapacidad intelectual, pues sois los auténticos protagonistas de esta celebración.Sois un ejemplo permanente de perseverancia, de voluntad de éxito, de esfuerzo y de alegría ante las adversidades que la vida os ha puesto delante.Y esas virtudes vuestras son también grandes herramientas para involucrar al resto de los ciudadanos, a las Administraciones públicas y al tejido empresarial, en la tarea de lograr la sociedad más solidaria, justa y generosa.Vosotros contribuís a hacer una España cada día mejor.Por eso, os digo a todos que, con vuestra actividad, estáis haciendo un gran trabajo y que todos os queremos y os necesitamos.Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+