Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.A.R. el Príncipe de Asturias en el acto de inauguración del Centro de Formación Integral "Jesús Obrero"

El Salvador(Sacacoyo), 24.01.2006

D

eseo ante todo expresar mi profunda gratitud al Señor Presidente de El Salvador, por haber querido acompañarme en este acto y compartir conmigo la inauguración de este Centro de Formación Integral ?Jesús Obrero?.

Su presencia constituye para mí un alto honor, que mucho aprecio y valoro como una muestra más de su afecto hacia España.

Creo oportuno en este momento agradecer también públicamente la hospitalidad y las atenciones que, en esta breve pero intensa visita, tan generosamente me está dedicando el Gobierno y el pueblo de El Salvador. Todo ello representa los fuertes vínculos históricos y humanos que unen a El Salvador y España. Nuestras relaciones de Cooperación son sólidas y estables. Nuestro trabajo diario y constante con El Salvador, país prioritario para la Cooperación Española, muestra la confianza de España en el futuro de esta Nación, a la que todos los españoles queremos entrañablemente. Nuestra cercanía se extiende a todos los ámbitos, como ponen de manifiesto nuestras intensas relaciones políticas, económicas y culturales.

España no podría entenderse sin la proyección Iberoamericana, de ahí que el compromiso con las Naciones de Iberoamérica sea irrenunciable para los españoles. España siempre ha estado atenta a esta exigencia y, por eso, ha impulsado la amistad y el entendimiento entre nuestras Naciones, que simbolizan las Cumbres hispanoamericanas, de periodicidad anual. Unas Cumbres que representan y sirven para encauzar los profundos sentimientos de afecto, solidaridad y deseos de cooperación entre los países iberoamericanos, tanto en los momentos de alegría como en circunstancias difíciles. Esta realización que hoy nos congrega se inscribe en ese espíritu, y surgió como consecuencia del esfuerzo de reconstrucción que hemos desarrollado conjuntamente desde los terremotos del año 2001, acontecimiento trágico en la historia reciente de El Salvador, que generó la inmediata respuesta solidaria de España y de numerosas organizaciones de la sociedad civil española. Un compromiso solidario, reiterado también con  motivo de las catástrofes naturales más recientes, como el Huracán Stan y la erupción del Volcán Llamatepec. Nuestras sociedades están demostrando día a día su voluntad y su capacidad para seguir trabajando juntas. Este Centro es un buen ejemplo de la constante y eficaz colaboración entre autoridades, organizaciones y ciudadanos de nuestros dos países. Por ello, deseo expresar mi reconocimiento a los Municipios de la Microrregión del Bálsamo, a la Organización no Gubernamental española Cesal, y al Secretariado Social de Caritas Archidiosesana: con vuestro esfuerzo conjunto habéis conseguido crear esta espléndida realidad que permitirá la formación de numerosos niños y jóvenes de esta zona. Estoy convencido de que la educación y el desarrollo local son dos cimientos básicos para la construcción de un futuro mejor para todos.

Le reitero, Señor Presidente, mi gratitud por su hospitalidad, que es la de todo el pueblo salvadoreño, y su presencia en este acto que incentiva y alienta el compromiso solidario de España con El Salvador, y con sus queridas gentes. 

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+