Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del Premio al Pueblo Ejemplar 2001

Asturias(Valle de Paredes), 27.10.2001

C

on verdadera ilusión vengo al Valle de Paredes para compartir con vosotros unas horas de unión, de feliz convivencia y de esperanza; unas horas muy especiales e inolvidables, que habéis construido con intenso trabajo, sin desalientos, hasta conseguir muy merecidamente este Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que os acabo de entregar. Es emocionante premiar a quienes tan profundamente sienten que han hecho, con su esfuerzo, un gran bien a su comunidad. Os doy las gracias por ello.

Este acto, sencillo y auténtico, hace posible, un año más, que visite otro hermoso lugar de esta querida Asturias. Me permite guardar para siempre en mi memoria momentos entrañables, en esta ocasión en el marco de vuestro apacible y bellísimo valle, del que, por tantas razones, tan orgullosos os sentís.

Vuestra actitud responsable, vuestro comportamiento como vecinos solidarios, deben tener el reconocimiento de todos. Sé de la constancia que habéis tenido para que se distinga la ejemplaridad de vuestros desvelos; sé de vuestro tesón por mostrarnos a todos, confiados en vuestros méritos, lo mucho que habéis hecho, convencidos de que los valores más importantes de una comunidad se asientan en el respeto por el patrimonio heredado de las generaciones que os precedieron y a las que, en modo alguno, queréis olvidar. Esta actitud también os honra!.

Porque es cierto que no es posible el progreso verdadero sin valorar los sutiles e imprescindibles lazos que nos unen al pasado, sin preservar las tradiciones y la memoria, sin sentir y cuidar lo cercano. Todo ello constituye la raíz más honda para elevarse y buscar nuevos horizontes, como hacen los viejos e invencibles árboles de los bosques que rodean este maravilloso lugar.

Ese progreso sabéis que no se alcanza destruyendo el medio natural, o alterándolo irremediablemente, sino haciendo una apuesta por la vida, como ahora, con verdadera admiración, se os reconoce que habéis hecho.

Vuestro decidido y apasionado trabajo os permite seguir creyendo en un futuro mejor para vosotros y para vuestros hijos. Al entregaros con la fortaleza de las mejores convicciones al cuidado de vuestra parroquia y de vuestro valle, habéis mostrado también un alto grado de civismo. Porque con nada debemos ser más respetuosos que con el aire, el agua, los bosques, la generosa naturaleza que nos entrega todo. De ello depende, verdaderamente, nuestro porvenir. Vosotros tenéis la fortuna de disfrutarlo gracias a vuestra cooperación y desvelos.

Haciendo un uso moderado y armónico de la tierra que vuestros mayores os han legado, habéis logrado lo que no es fácil de alcanzar: preservar para el futuro un paisaje y una naturaleza admirables, transmitiendo a vuestros herederos una lección de respeto a la tradición y a las acciones comunitarias, para enseñarles, de ese modo, que, con firme voluntad y sólidos principios, se alcanzan las más difíciles metas.

Quiero felicitar a la Asociación de Vecinos "Valle de Paredes" por haber presentado esta candidatura y por su tenacidad y entusiasmo, que el Jurado ha destacado en el acta de concesión. Es esta unidad de acción, tan sólidamente construida, la que os ha conducido al éxito. Debéis mantenerla y cuidarla como uno de vuestros mayores tesoros, pues iniciativas como las que habéis emprendido, en las que brillan la responsabilidad, el espíritu de superación y la buena vecindad, son un ejemplo para todos.

Vosotros sabéis hasta qué punto acontecimientos y problemas nacidos muy lejos pueden afectar nuestro devenir, cómo lo que sucede en lejanos países puede influir decisivamente en nuestras vidas. Cuando la historia acelera su eterno movimiento para llevarnos a una nueva era en la que todo parece más inseguro y vulnerable, necesitamos, quizá más que nunca, la atención y el cariño por lo más próximo. Nos dará fortaleza y nos permitirá mantener viva la esperanza.

Agradezco y felicito al Jurado por su decisión y animo a todos los pueblos que han presentado su candidatura para que sigan trabajando cada día con ilusión.

Aquí cerca, vuestro río Esva sigue con su canción alegre y limpia. Ese rumor debe ser una permanente llamada a vuestras conciencias, una llamada que os invite a ser los mejores y a superaros continuamente. No dejéis de escucharla, porque estoy seguro de que nunca os decepcionará.

A los vecinos más jóvenes del valle, os pido que continuéis por la senda iniciada, en concordia, con el mismo entusiasmo y la misma alegría con la que habéis hecho tantas obras buenas. Seguid cuidando vuestro pueblo y vuestro valle, proteged su hermosura, su ejemplaridad.

¡Muchas gracias y enhorabuena a todos!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+