Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Rey Olav V de Noruega y al pueblo noruego

Madrid, 29.03.1984

M

ajestad, la Reina y yo os damos de corazón la bienvenida a España. Una bienvenida que nos hemos visto obligados a demorar durante un largo año por motivos ajenos a Vuestra voluntad y a la nuestra.

Por ello, me congratulo aún más al teneros ahora entre nosotros y esperamos que vuestra estancia sea tan grata como lo fue la nuestra en Noruega.

Hace dos años, con vuestra invitación, tuvo lugar la primera visita oficial entre Jefes de Estado de nuestros países. Al dignarnos devolvernos la visita, se confirma con claridad la progresiva aproximación entre el pueblo noruego y el pueblo español, de la que todos debemos esperar los mejores resultados.

Noruega y España pertenecen a ámbitos culturales diferenciados, pero sólo por ignorancia se puede argumentar que los caminos seguidos por nuestros pueblos nunca han llegado a cruzarse.Un examen comparativo de las culturas, la vida y la historia de ambas naciones, proporciona sorprendentes conclusiones sobre nuestras afinidades. Basta evocar la memoria compartida de lo que los navegantes, los exploradores y los pescadores de Noruega y España han hecho, hacia el norte y hacia el sur para que el mundo fuese mejor conocido y perteneciera de forma más plena a toda la humanidad.

Noruegos y españoles son dos pueblos con la inquietud del viaje y del descubrimiento, que a lo largo de su historia han sabido hacer compatible la tensión por lo desconocido y lo nuevo con un profundo sentido de pertenencia a su tierra respectiva.

Tal dualidad, plenamente asumida, explicaría no sólo el mérito de las expediciones y los descubrimientos y el valor del espíritu de aventura, sino que también ayudaría a entender la firmeza con que vuestra nación y la mía han sabido comportarse frente a las agresiones en defensa de su identidad y de su libertad, queridas por encima de cualquier otra cosa.El ejemplo noruego resulta para nosotros sumamente inspirador.

La idea de monarquía parlamentaria, que es consustancial a las monarquías escandinavas, lo es ya a todas las europeas.

La Monarquía noruega, que simbolizó en momentos difíciles la resistencia y la defensa de la libertad, contribuyó en gran manera a la consolidación del espíritu de la monarquía constitucional europea defensora de las libertades de los ciudadanos, y que tan ejemplar resulta para todas las naciones.

Son numerosas las razones que hacen de la experiencia noruega motivo de admiración y reflexión.

Vuestro país ha conocido desde principios del siglo un progreso económico y social espectacular: aquel país agrícola apenas desarrollado, es hoy una moderna sociedad industrial que disfruta de uno de los niveles de vida más elevado y de una armonía social conseguida gracias a una justa política distributiva y a una acción solidaria encaminada a diversificar y enriquecer las economías regionales menos favorecidas.

Todo ello, Majestad, ha sido posibilitado por un escrupuloso respeto a las reglas del juego democrático establecidas por una de las Constituciones más antiguas del mundo occidental, casi coetánea a la española de 1812.

Vuestra bellísima conmemoración de aquel 17 de mayo de 1814, fecha de su promulgación, tiene por insólitos protagonistas a los niños de Noruega, cuyos alegres desfiles callejeros simbolizan el júbilo de todo un pueblo que ha ordenado pacíficamente su convivencia.

Si en el plano de la política interior valoramos la fortaleza del sistema democrático noruego, basado en la solidaridad que inspira una naturaleza no siempre amable, en el de la política exterior nos sentimos inspirados por la presencia activa de vuestro país en la lucha por la paz y el desarrollo mediante la cooperación internacional.

A nivel regional, con vuestra activa pertenencia al Consejo Nórdico, institución modélica cuyo ejemplo de cooperación podría servir de guía en otras áreas geográficas, concretamente en el Mediterráneo.

A nivel mundial, por vuestro destacado papel en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales -sostenido desde los tiempos en que Trygve Lie desempeñó activamente la Secretaría General de las Naciones Unidas-, así como por Vuestra política de ayuda al desarrollo, encaminada a que los pueblos menos favorecidos dispongan de los fondos y de los medios técnicos y humanos que les permitan encarar un futuro de esperanza.

Animados por el ejemplo de paz y convivencia que ofrece vuestro país, por el que profesamos sentimientos de simpatía y de admiración, nos alegra recibir a Vuestra Majestad, en quien vemos representado a todo un pueblo de esforzados viajeros como Nansen y Admundsen, y de brillantes artistas como Vigeland y Munch.

Para el español, Noruega es el país mágico del norte: vuestros fiordos, vuestros bosques, la música de Gried están presentes en nuestras mentes... Para el noruego, España representa la magia del sur y son muchos los compatriotas vuestros que nos honran con su amor a nuestro país; que nos visitan y viven entre nosotros; que contribuyen a un acercamiento cada vez mayor entre nuestras dos naciones.No somos, por tanto, ajenos los noruegos y los españoles.

En el campo de la política como en el de la cultura y el comercio, hay para vuestro país y el mío un futuro prometedor, en el que la auténtica amistad y el espíritu de cooperación rendirán los frutos más enriquecedores.

Majestad, esperamos que vuestra estancia en España os satisfaga plenamente. En nombre de la Reina y en el mío propio, quiero daros de nuevo la bienvenida a nuestra tierra y levantar la copa por Vuestra Majestad, por la Familia Real y por el noble pueblo de Noruega.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+