Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la diplomacia española al clausurar el curso de la Escuela Diplomática

Madrid, 13.06.1983

S

i bien es cierto que este acto clausura las tareas docentes de la Escuela Diplomática en el presente año académico, prefiero verlo no como un final sino como un comienzo.

Porque, en efecto, es el umbral de una nueva actividad para los secretarios de Embajada a quienes acabo de entregar sus despachos, y para los alumnos -procedentes, literalmente de las cinco partes del mundo- que hoy han recibido también de mis manos el «Diploma de Estudios Internacionales» que concede este Centro.

Me complace felicitar a unos y otros.

A los primeros, por haber finalizado el largo y exigente proceso de selección que les ha conducido a formar parte de nuestro servicio diplomático.

A los segundos, por haber obtenido en estas aulas un acervo de instrumentos necesarios para el conocimiento de la realidad internacional y para su futuro ejercicio profesional en este campo.

En tan grata ocasión he de deciros a los nuevos secretarios de Embajada, que conozco vuestra calificada preparación para las misiones que os aguardan; que confío en vuestras cualidades personales para afrontar -con pronto ánimo de sacrificio- las tareas, a veces no bien comprendidas y, por supuesto, nada fáciles que corresponden a nuestra carrera diplomática.

Pero os pido algo más: os pido vuestro entusiasmo. Vuestro decidido entusiasmo, hora tras hora, día tras día, en la carrera que ahora comenzáis y que os deseo larga y fecunda al servicio de los intereses generales y permanentes del Estado y del pueblo español en el exterior.

En esta hora de España, todos sabemos que sólo mediante la multiplicación de unas relaciones positivas con los demás pueblos, bien sea en el aspecto político, en el cultural, en el económico, o en el de la cooperación, podrá nuestro país afirmar su grandeza material y moral.

El bienestar de los españoles; su progreso cultural, científico y tecnológico; su imagen ante el resto del mundo; y, en fin, su seguridad en la paz, dependen en gran medida de una adecuada dirección y actuación en el ámbito de nuestras relaciones internacionales, de una acertada concepción y ejecución de nuestra política exterior.

Y debo añadir que vosotros, como secretarios de Embajada, como diplomáticos españoles, habéis de tener parte importante en la realización de esta política. Contraéis, por ello, desde ahora, una seria responsabilidad con nuestros compatriotas que esperan y merecen un futuro cada día mejor.

He de decir también, a los alumnos extranjeros que acaban de obtener con meritorio esfuerzo el «Diploma de Estudios Internacionales» de esta Escuela Diplomática, que confío en que los meses transcurridos entre nosotros, a la par que el cúmulo de conocimientos adquiridos con relación a su especialidad, les hayan enseñado -a través del estudio de la temática española y de la convivencia en este Centro y fuera del mismo- cómo es nuestro país, cómo son nuestros conciudadanos, cuáles son nuestras virtudes y nuestros defectos.

Y al volver a sus respectivos países, cualesquiera que sean sus libres opiniones sobre nuestra patria, quisiera pedirles que en la suya se hagan eco de lo que aspira a ser la España de hoy en su vida de relación con los demás pueblos.

En este ámbito internacional, supuesta la tutela de los legítimos intereses españoles, deseo afirmar que nuestra acción está y ha de estar inspirada en un abierto espíritu de cooperación con todos los países -muy singularmente con los que compartimos historia y cultura- y en la denodada defensa de una más justa concepción del mundo y de la paz.

Queda clausurado el curso académico de la Escuela Diplomática 1982-1983.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+