Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Mauritania Maaouya Ould Sidi Ahmed Taya y al Pueblo Mauritano

Mauritania(Nuakchott), 23.05.1994

S

eñor Presidente, deseo, ante todo, agradeceros vuestras amables palabras al darnos hoy la bienvenida en la capital de Mauritania.

Respondiendo a vuestra invitación, tenemos la satisfacción de encontrarnos en un país afamado por su hospitalidad y por la nobleza de sus habitantes.

Llegamos a una nación joven, a un Estado en proceso de modernización y de transformación democrática cuya identidad, sin embargo, tiene origen en una historia milenaria, enriquecida por multitud de contactos e influencias. Desde muy antiguo, esas relaciones han vinculado a nuestros dos países.

Ya el historiador León el Africano, o Al-Hasan Al-Fasi, nacido, como sabéis, en Granada, comentó en sus obras la importancia, variedad y hospitalidad de las ciudades de Uadán, Chinguetti y Ualata, que tan importante papel desempeñaron en la ruta de las caravanas transaharianas.

Desde hace siglos nombres como Puerto Cansado, Bahía del Galgo o Cabo Blanco son familiares a nuestros marinos y comerciantes. En la España actual se enseña de nuevo a nuestros jóvenes la importancia del movimiento almorávide que, surgido de vuestro territorio, se extendió por el norte de Africa y, atravesando el estrecho de Gibraltar, llegó a España. Ese movimiento llevó al Islam la austeridad creyente y guerrera que da la vida dura y libre del desierto.En la actualidad, la presencia constante de vuestros compatriotas en las Islas Canarias permite un enlace permanente para incrementar el mutuo conocimiento y la amistad.

Si compartimos vínculos geográficos e históricos, compartimos también una común esperanza en el futuro, que deberá basarse en criterios de democracia, igualdad, justicia y solidaridad en el desarrollo.

Señor Presidente, España llevó a cabo rápidamente en 1960 el reconocimiento diplomático de vuestro Estado, y hoy seguimos teniendo gran interés, como vecinos y amigos, en su desarrollo y prosperidad. Acogemos con gran satisfacción los esfuerzos realizados en los últimos años en favor del pluralismo y la libertad de expresión, así como la atribución de legitimidad democrática a las instituciones del Estado mediante elecciones locales, legislativas y presidenciales.

Mauritania tiene un importante papel que desempeñar como punto de enlace entre el Magreb y el Africa subsahariana, vocación ésta que existe desde la independencia. Hemos apreciado los esfuerzos emprendidos en el seno de la Unión del Magreb Arabe para reforzar esa institución, y confiamos en ulteriores avances del proceso de integración magrebí.

Este interesante proyecto alcanzará una mayor dimensión cuando se logre una solución justa y definitiva del problema del Sáhara occidental. Para ello, España seguirá aportando su colaboración al Plan de Paz del Secretario General de las Naciones Unidas, con la esperanza de que las partes entiendan que la generosidad y la tolerancia son necesarias para poner fin al conflicto.

España trabajará activamente en los diferentes organismos internacionales para que se reconozca el esfuerzo de modernización económico y social mauritano, así como la importancia de la lucha contra la desertización.

En el marco de la Unión Europea, procurará que se extiendan a Mauritania los beneficios de la cooperación euromagrebí. Además, confío en que nuestros dos países puedan proseguir en breve plazo su concertación en la Iniciativa del Mediterráneo Occidental.

Señor Presidente, Mauritania y España, por sentir de nuestros pueblos y en clara convergencia de intereses estratégicos, mantienen lazos de amistad consolidados a lo largo del tiempo. Ello ha venido favorecido por el diálogo político, el acercamiento cultural, el incremento de las relaciones económicas y los variados esfuerzos de cooperación.

Quiero mencionar especialmente las acciones de cooperación bilateral, gracias a las cuales se han podido impulsar importantes proyectos en sanidad y seguridad alimentaria, aprovechamiento de recursos hídricos, agricultura y desarrollo rural. También se han obtenido buenos resultados en la reestructuración del sector pesquero, la rehabilitación del patrimonio cultural y el apoyo técnico a la reorganización de las instituciones democráticas de vuestro país.

Los dos Ministros de Exteriores firmarán mañana una Declaración política en la que se contienen los principios básicos de nuestra relación futura, y el compromiso con la cooperación y con la amistad que une a nuestros dos países.

Para hacer realidad esa Declaración, nada mejor que cumplir los objetivos que nos hemos propuesto conjuntamente para luego identificar nuevas áreas de colaboración en el plano bilateral y en la proyección que Mauritania y España tendrán en el gran espacio euromagrebí y mediterráneo.

Que la firmeza de nuestras intenciones y la luz de esta tierra nos ayuden a cumplir nuestra común aspiración de progreso material y entendimiento espiritual, centrado siempre en el respeto a la dignidad de la persona y de los pueblos.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+