Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Cuerpo Diplomático Iberoamericano y a los miembros del Patronato del Instituto Cervantes el día de la Hispanidad

Madrid(Aranjuez), 11.10.1993

L

a Reina y yo os damos la bienvenida en Aranjuez en este encuentro que es particularmente grato para nosotros.

Nos une la misma historia y común es igualmente el idioma que utilizamos y con el que expresamos nuestra concepción armónica del mundo y de las relaciones humanas, de la vida, del hombre y de su dignidad personal.

Pero no sólo debemos hablar de lo que nos ha unido hasta el momento presente, sino, sobre todo, de lo que ha de unirnos en el futuro, porque común ha de ser también nuestro devenir histórico.

Muchos de vosotros habéis sido testigos de excepción del camino emprendido por España desde hace unos años, en el orden de las relaciones internacionales.Fiel a la realidad de su historia, a las exigencias de su geografía y a la voluntad de su pueblo, España no puede renunciar al proyecto de unidad con Europa, que constituye su entorno más inmediato.

Pero esta vocación europea, en nada debilita esa profundísima relación de familia que tenemos con los pueblos iberoamericanos y que vincula nuestro futuro de manera irrenunciable. La dimensión, cada vez más universal, de España, la obliga a ser necesariamente más iberoamericana.

Las recientes conmemoraciones del V Centenario del descubrimiento, no han sido sino la elocuente expresión de nuestra conciencia de comunidad con las repúblicas hermanas.Sin duda, vivimos tiempos críticos en los que las dificultades parecen aumentar en todas las esferas de lo cotidiano. Mas no por ello debemos tener miedo al mañana. Y menos aún buscar refugio en soluciones exclusivamente individuales o egoístas.Ahora, más que nunca, hemos de aunar esfuerzos para recorrer juntos el trayecto hacia un futuro mejor.

En esta dirección de la cooperación y la solidaridad internacionales, hemos venido trabajando durante las sucesivas Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno, celebradas hasta ahora. En todas ellas hemos plasmado nuestra opción por la democracia y nuestro compromiso con las libertades fundamentales y el respeto de los derechos humanos, valores todos ellos, imprescindibles para lograr una comunidad más justa y con mayor presencia en el mundo.Hemos puesto en marcha proyectos concretos de cooperación que redundarán en beneficio directo de nuestros pueblos, en los ámbitos de la educación y la salud y en el de la integración y desarrollo de las comunidades indígenas.

Necesitamos el apoyo de otras sociedades y muy especialmente de la Europa comunitaria, para continuar progresando en el camino del desarrollo económico que posibilite un mundo mejor para todos.

Con la esperanza puesta en el futuro y con la seguridad depositada en la voluntad de concordia, quiero expresaros mis mejores deseos de paz y ventura personal para vosotros, para los Jefes de Estado y los Gobiernos que tan dignamente representáis y para vuestros respectivos pueblos.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+