Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a la Colonia Española en Japón

Japón(Hotel Okura. Tokio), 04.06.2005

H

an pasado ya siete años desde mi última visita a Japón, y es agradable comprobar que, en medio del frenético ritmo de este país, hay una constante que soporta imperturbable el paso del tiempo. Esta es la presencia española en Japón. Como no puede ser de otra forma, las personas cambian, pero incluso esto es relativo, puesto que ya tuve ocasión de saludar a muchos de vosotros hace siete años. Me alegra ver que, a pesar de la profundidad de vuestras raíces en Japón, no os olvidáis de nuestro país, y que el español que visita estas lejanas tierras puede contar con una acogida tan calurosa como la que hoy nos habéis ofrecido a la Princesa y a mí. Al daros las gracias por ello os queremos decir también que nos alegra mucho tener esta oportunidad para saludaros.

Esa presencia española no es, desde luego, reciente. San Francisco Javier fue el primer español en maravillarse con Japón hace ya cinco siglos. He aprendido que el kanji que los japoneses usan para escribir la palabra "país" se construye con el de "joya". El Santo navarro fue el primero en descubrir esa joya y quedar deslumbrado por ella, como sus cartas a España bien revelan. Y desde entonces, en un constante goteo, han ido llegando a las costas de Japón españoles de grandes cualidades, porque los que aquí vivís tenéis cualidades poco comunes. Al hablar con vosotros, como recuerdo en otras visitas, se perciben sin dificultad la fascinación por Japón y el amor a España que, a pesar del tiempo y la distancia, preserváis tan celosamente.

Esta es la tercera visita que realizo a estas Islas y compruebo con alegría que nuestro país está cada vez más presente en Japón, de forma renovada, activa y enérgica. El símbolo más visible de este nuevo impulso es quizás la nueva Embajada, que conjuga como pocos símbolos lo que España es hoy en día con la imagen que quiere transmitir. Junto al nuevo edificio de arquitectura moderna, sobrevive la bella Residencia de 1923 que aunque renovada es, probablemente, uno de los edificios más antiguos de Tokio. España es hoy día un país moderno y de vanguardia que, al igual que Japón, mira al futuro sin olvidar unas raíces históricas que son fuertes y profundas.

Con todo, España está descubriendo el Japón de hoy en toda su amplitud, quizás con retraso respecto a muchos de los aquí reunidos, pero con una energía y una ilusión que a todos deben inspirarnos grandes esperanzas. Los que hayáis pasado por la Exposición Universal de Aichi habréis comprobado las largas colas frente al Pabellón español; Me dicen que es uno de los más exitosos, también está siendo objeto de gran atención la réplica de la nao Victoria -primera nave que circunnavegó el globo terrestre-, que se puede visitar en el puerto de Nagoya. Creo que ese interés del pueblo japonés por España y su Pabellón es fruto, entre otras cosas, de los indudables atractivos que encierra nuestro país. Una de las riquezas que compartimos los españoles es nuestra diversidad, que se está reflejando en la visita a Japón de representantes de nuestras diecisiete Comunidades Autónomas, que han organizado su propia Semana de Actos dentro de la programación del Pabellón.

También el Gobierno de la Nación está haciendo un esfuerzo por incrementar la presencia española en Japón. Desde el año 2000, con el lanzamiento del Plan Asia, España ha hecho de esta zona del Mundo uno de los ejes de su política exterior y comercial, tomando clara conciencia de que nuestro país no podía permanecer ajeno a la región de mayor dinamismo económico en la actualidad. Así, hoy mismo da comienzo en Wakayama el VIII Foro España-Japón, que reúne a responsables de las Administraciones y empresas de ambos países con el objeto de explorar áreas de interés común que sirvan de base para estrechar nuestras relaciones bilaterales.

Y especialmente en este año, en el que celebramos el 400 aniversario del Quijote, junto a los aspectos político y económico, no podemos ignorar, la riqueza civilizadora de un Continente que ha dado al mundo tantas y tan importantes culturas, incluida la japonesa, rica y refinada como pocas. En este aspecto, la fundación de la Casa Asia, con sede en Barcelona, da testimonio del impulso renovado que la Administración española viene dando a las relaciones culturales con Asia. Yo mismo tuve el honor de presidir su inauguración, y puedo dar fe de la calidad y el esmero que esa casa imprime a su actividad.

Me consta, además, que muchos de vosotros, como profesores de español, conocéis de primera mano las dificultades de la promoción de la cultura española en Japón. Estoy seguro de que os alegrará saber que está prevista la apertura de un Instituto Cervantes en Tokio para apoyar vuestros esfuerzos.

En lo que a las empresas se refiere, en ésta tercera visita a Japón me satisface mucho comprobar la presencia de marcas españolas en lugares prominentes de las grandes arterias comerciales japonesas. Como español, me enorgullece ver entre los abigarrados letreros luminosos no pocas marcas españolas de renombre mundial, consciente de que tras estas empresas hay muchas otras cuya labor es menos visible, pero igualmente garante del futuro de la economía española y de sus empresas, volcadas hoy al mundo como nunca en su historia reciente.

Queridos compatriotas, Nos llena de orgullo el reconocido buen hacer con el que contribuís en vuestro trabajo diario al buen nombre e imagen de España en Japón. Os pedimos que sigáis siendo reflejo de la España actual, laboriosa, solidaria y emprendedora y os animamos a seguir trabajando por la prosperidad de ambos países, enriqueciendo la relación bilateral entre España y Japón, que tanto apreciamos.

Gracias de nuevo a todos por vuestra presencia. Os deseamos de corazón mucha felicidad en lo personal y el mayor éxito en vuestras tareas y proyectos profesionales.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+