Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida al Presidente de los Estados Unidos de América, Sr. William J. Clinton

Palacio Real de Madrid, 02.11.1995

S

eñor Presidente de los Estados Unidos y señora de Clinton, señor Presidente de la Comisión Europea, señor Presidente del Gobierno, señoras y señores, en nombre de la Reina y en el mío propio, es para mí un motivo de alegría daros la bienvenida más calurosa en esta vuestra primera estancia oficial en España para participar en la Cumbre Trasatlántica entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea.

España acoge vuestra visita con la satisfacción propia de quien recibe al más alto representante de un gran país amigo y aliado, con el que comparte los principios y valores que conforman nuestro común modelo de sociedades libres y democráticas.

Las relaciones entre los Estados Unidos y España transcienden el ámbito político y presentan en los últimos años el desarrollo especialmente prometedor de contactos entre nuestras sociedades civiles por la vía de la participación empresarial, universitaria, cultural y científica.

Esta realidad de nuestras relaciones bilaterales explica la especial ilusión y entrega con la que la Presidencia española de la Unión Europea, junto a la Comisión, ha asumido la puesta en práctica de la iniciativa, lanzada hace escasamente seis meses, para situar las relaciones euronorteamericanas al nivel que demanda el actual momento que atraviesan las relaciones internacionales.

La relación trasatlántica _piedra angular de la paz, la prosperidad y la defensa de la democracia a escala mundial en los últimos cincuenta años_ estaba llamada a fortalecerse en el umbral de este fin de siglo, para hacer frente de manera conjunta a los múltiples desafíos globales que han aflorado.

Ya en la Declaración conjunta de 1990 reconocían la Comunidad Europea y los Estados Unidos que el principio rector de nuestra asociación se encuentra en nuestra confianza en los valores de la dignidad humana, la libertad intelectual y las libertades civiles y en las instituciones democráticas.

Queremos aprovechar la ocasión para compartir con vuestra excelencia la satisfacción por la pronta firma del acuerdo que pone fin a una cruenta guerra en suelo europeo. Un acuerdo en el que tantos esfuerzos hemos volcado y que se ha visto culminado con éxito gracias al impulso final dado por los Estados Unidos.

Mañana se celebra la Cumbre semestral Estados Unidos-Unión Europea. En ella se adoptarán importantes documentos que van a servir para estructurar una nueva etapa de las relaciones trasatlánticas.

Como Rey de España, me felicito de que haya correspondido a nuestro país como Presidencia de la Unión Europea tan importante tarea, que no hubiéramos podido llevar a cabo sin el espíritu de amistad y visión de futuro del que siempre ha hecho gala vuestra excelencia.

Permítame, por ello, que también salude esta buena marcha de las relaciones transatlánticas y la sólida amistad hispano-norteamericana y les invite a levantar nuestras copas por la ventura personal del Presidente Clinton y de su esposa y por el bienestar del pueblo norteamericano.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+