Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Hungría Arpad Gonçz y al Pueblo Húngaro

Madrid, 15.02.1994

S

eñor Presidente, me complace de manera muy especial daros la bienvenida, en vuestra visita de Estado a España como Presidente de la República de Hungría.

La Reina y yo, guardamos de nuestra visita a Budapest un vivo recuerdo. Queda en nuestra memoria la exuberante belleza de la capital y la calidez y vitalidad del pueblo húngaro.En 1987, cuando tuvimos oportunidad de conocer por primera vez vuestro país, fuimos testigos de los esfuerzos y de la lucha que muchos de sus ciudadanos, al igual que vuestra excelencia, llevaban a cabo para construir una sociedad justa y libre.

En el breve espacio de menos de un lustro, Hungría ha vivido un complejo proceso de transición política y económica, que ha hecho posible la plena recuperación de las libertades y la reconstrucción de una economía de mercado.

Permítame, señor Presidente, rendir tributo aquí a la memoria del doctor Jozsef Antall que nos ha dejado a todos un legado imborrable de compromiso con la justicia y el Estado de derecho.

Pero ha sido el trabajo continuo y sin desmayo de toda una sociedad, el que ha permitido el regreso de vuestro país a su auténtica vocación occidental. La estabilidad de la transición húngara, con justicia reconocida internacionalmente, es una prueba más de la viabilidad de las transformaciones habidas.

Sabemos bien que los cambios, por su extensión e intensidad, han exigido grandes sacrificios. España no puede ni quiere ser extraña a los esfuerzos que realizáis y está dispuesta a incrementar la cooperación bilateral a todos los niveles y en todos los ámbitos.Nuestras relaciones han experimentado un notable crecimiento en los últimos cuatro años.

Se han abierto cauces de cooperación entre distintos sectores de nuestras administraciones y entre nuestras Fuerzas Armadas. La ratificación, con ocasión de vuestra visita, del Tratado de Amistad y Cooperación Hispano-Húngaro, debe cimentar e impulsar una relación más a largo plazo, que no sólo se apoye en la experiencia del pasado, sino que se oriente a programas permanentes de coordinación entre nuestros países.

En el ámbito económico y comercial, nos congratulamos al constatar que los intercambios se han intensificado perceptiblemente en los dos últimos años.

Nuestro país sigue abierto a las empresas húngaras que quieran incrementar sus operaciones en España. A la vez, animamos a los empresarios españoles a aprovechar las enormes posibilidades de futuro que ofrece Hungría.

Esperamos que de los encuentros empresariales que se desarrollan con ocasión de vuestro viaje, salgan nuevos proyectos de inversión y cooperación.

Cada año son más los húngaros que visitan España y los españoles que visitan Hungría, lo que confirma los atractivos naturales y culturales de ambos países. Tanto en este campo del turismo, como en la preparación de la próxima Exposición Universal, que se celebrará en Budapest en 1966, España tiene reconocida experiencia que ponemos a vuestra entera disposición.

Señor Presidente, nuestro mundo atraviesa un período de hondas transformaciones. Hemos superado los enfrentamientos que dividieron Europa durante largas décadas, pero nos encontramos ahora ante nuevos retos y problemas. El camino de las reformas ha resultado ser más difícil y los obstáculos mayores de lo que esperábamos.

En algunos casos han rebrotado actitudes intransigentes y xenófobas, amparadas en las dificultades de la vida cotidiana y el miedo a los cambios. No permitamos ahora que se alce ninguna nueva barrera que pretenda dividir a los europeos.

Nuestro futuro común dependerá de las soluciones que ahora nos esforcemos en encontrar. Unas soluciones que sólo pueden basarse en la cooperación, la solidaridad y el diálogo.Señor Presidente, un gran escritor húngaro, Jozsef Konrad, ha dicho que la opción occidental y europea, ejercida desde hace un milenio, representa vuestra motivación histórica más profunda.

La reciente entrada en vigor del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Hungría, incluido su componente de consultas políticas, abrirá nuevas vías para la correcta aproximación de vuestro país a las estructuras europeas.España, como se puso de relieve en el Consejo Europeo de Copenhague, apoya que Hungría, cuando se den las condiciones adecuadas, se convierta en miembro de pleno derecho de la Unión Europea.

Señor Presidente, durante el año 1993, nuestros países han unido en el ámbito internacional su voluntad de cooperación para la paz. Como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, hemos continuado nuestros esfuerzos para encontrar una solución justa y duradera a los terribles conflictos que asolan la antigua Yugoslavia.La tragedia, que se desarrolla en las mismas fronteras de vuestro país, y por tanto os afecta de manera aún más directa, nos recuerda diariamente que la paz es un bien inapreciable y debe ser la primera aspiración de Europa.

En este sentido, y también desde una perspectiva más amplia, Hungría viene desempeñando un gran papel estabilizador en Europa central, que apreciamos en todo su valor.La actividad desplegada por vuestro país en los foros de diálogo y cooperación, se verá potenciada desde el próximo otoño, al haber sido elegida Budapest como sede de la Conferencia de Revisión y de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CSCE.Señor Presidente, España respalda la voluntad del pueblo húngaro de incrementar su cooperación con las organizaciones occidentales de seguridad.

Como se afirma en la Declaración de la Cumbre Atlántica de 10 y 11 de enero, nuestra seguridad se encuentra inexorablemente ligada a la de todos los Estados de Europa. La consolidación del sistema democrático y su preservación de cualquier amenaza, constituyen nuestra prioridad.

La participación de Hungría en la Asociación para la Paz supone un paso muy significativo en el proceso evolutivo de la Alianza, organización que permanece abierta a otros Estados europeos que comparten sus principios y están en condiciones de contribuir a la seguridad del continente.

España, Señor Presidente, se apresta a colaborar con sus nuevos socios, en un ejercicio de responsabilidad que, sin duda, redundará en una mayor estabilidad en nuestro continente.Pero nuestra seguridad descansa también en la armonía y equilibrio de nuestras sociedades.Como afirmó en Budapest el pasado 12 de noviembre vuestra excelencia «la seguridad económica aumenta la estabilidad social y ésta, a su vez, repercute en la capacidad de los países para resistir las amenazas potenciales».

La continua profundización de nuestros sistemas democráticos, la solidaridad en todas sus formas, la tolerancia y las garantías al ejercicio de los derechos humanos, constituyen las condiciones necesarias para que los países de Europa puedan desarrollar su potencial humano.Señor Presidente, Hungría y España, por tradición y por la firme voluntad de sus pueblos, deberán participar con energía en la configuración de la nueva Europa del siglo XXI.Nuestros países, a lo largo de su historia, han contribuido a la riqueza del patrimonio común europeo.

El gran monarca renacentista, el Rey Matías, hizo Reina a Beatriz de Aragón. La biblioteca del Rey, la llamada Corviniana, fue la mayor y más completa de su tiempo y símbolo de proyección cultural.

Por encima de los avatares históricos, nuestros pueblos han compartido una herencia común, desde el Renacimiento a la Modernidad. Hemos avanzado juntos y hoy nos encontramos también unidos en el proyecto de una nueva Europa.Hungría, que celebrará el milenario de la fundación de la nación por San Esteban en vísperas del año 2000, está llamada a participar activamente en la construcción de la Europa del siglo XXI.

Con este espíritu y esta voluntad quiero brindar por vuestra ventura personal y la de vuestra esposa, por la prosperidad y el bienestar del pueblo húngaro y por la amistad entre Hungría y España.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+