Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Rey de Malasia, Ja'afar Tuanka Abdul Rahman y al pueblo malayo

Malasia(Kuala Lumpur), 04.04.1995

M

ajestades, la Reina y yo os expresamos nuestro sincero agradecimiento por vuestra invitación a visitar este hermoso país, y por vuestras amables palabras para España y para con nosotros. Las muestras de hospitalidad que nos dispensáis desde nuestra llegada a esta bella ciudad de Kuala Lumpur nos han causado honda impresión.

Es la primera visita que un Rey de España realiza a Malasia, hecho que confiere a este acontecimiento una especial significación en el transcurso de nuestras relaciones. Los contactos de España con la Península Malasia y con los territorios del norte de la isla de Borneo hunden sus raíces en la historia.

Desde el siglo XVI, galeones españoles surcaban estas aguas, manteniendo vivo en España el mito y la leyenda de un oriente inalcanzable. En Malaca, se encontraron oriente y occidente, uniendo sus culturas y su comercio, como una premonición de las virtudes de dinamismo y tolerancia que más tarde demostraría vuestro país.

Dinamismo en la esfera económica y comercial, hasta convertir a Malasia en una de las naciones más pujantes del sudeste asiático. Tolerancia en la configuración del entramado social, aunando la diversidad y construyendo un futuro. Sabiduría de un pueblo antiguo, abierto siempre a los vientos de la renovación y del progreso.

De la misma manera, Majestad, mi país estuvo abierto a culturas distintas. No en vano el Islam formó parte de nuestra historia y durante los siglos XII y XIII, sobre todo, alcanzó en España uno de sus momentos más álgidos.

Por otra parte, apreciamos especialmente los esfuerzos llevados a cabo por Malasia para integrar a tres comunidades étnicas en una síntesis enriquecedora. La armonía de malayos, chinos e indios, consolidada en Malasia, es un mensaje de esperanza para tantos otros países de nuestro globo en los que la paz interétnica no acaba de ser posible.

España confía en que este sentido común político que Malasia practica dentro de su territorio, integrando felizmente las fuerzas innovadoras y las tradicionales, sirva de ejemplo para que una moderación similar pueda orientar a gobernantes de otras naciones.

El fanatismo y la intolerancia constituyen la mayor amenaza para la paz mundial, especialmente en algunas zonas de Europa oriental. Sabemos que Malasia se ha sentido profundamente conmovida por la guerra en el territorio de la antigua Yugoslavia y, en particular, por la violencia desatada en Bosnia-Herzegovina. Desde España apoyamos con firmeza en este conflicto trágico los trabajos de la Conferencia de Paz y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Como prueba de solidaridad con naciones que comparten nuestra ansia de paz y con los pueblos afectados por el drama de la guerra, España mantiene un importante contingente militar en Bosnia para permitir y proteger la ayuda humanitaria.

Malasia ha hecho lo mismo; y las tropas de Malasia han ido sustituyendo a las de España en sectores clave del conflicto, como en Jablánika.

Espero que la contribución generosa y desinteresada de nuestros países sea eficaz para reducir el padecimiento de tantos civiles inocentes.

Majestad, desde 1986, en el marco de la Unión Europea, España ha prestado especial atención a la Asociación de Países del Sudeste Asiático, «ASEAN», que es una de las organizaciones interregionales de mayor prestigio. Queremos que nuestra relación con esta región, que es hoy la más dinámica del mundo y que promete seguir siéndolo en el siglo XXI, se intensifique y enriquezca.

España presidirá la Unión Europea durante el segundo semestre de este año y será un buen momento para impulsar las relaciones de nuestra comunidad con Asia durante ese período.

El crecimiento económico de vuestro país en los últimos años ha sido espectacular por su intensidad y continuidad. Malasia es hoy una sociedad estable y activa, moderna y tradicional al mismo tiempo, y se ha convertido en un centro de primer orden en los flujos económicos internacionales, tanto financieros como comerciales, y en uno de los principales motores económicos de la región asiática.

La evolución reciente del desarrollo económico de España y Malasia dentro de Europa y Asia, tiene ciertos paralelismos. Para nuestros dos países, los retos de un desarrollo económico rápido y sostenido, que se ha hecho realidad dentro de un marco democrático y de respeto a las libertades de nuestros habitantes, pueden ser fuente de experiencias compartidas y de proyectos comunes.

Estoy convencido, Majestad, de que estos proyectos comunes se materializarán pronto, para beneficio de nuestros pueblos.

(Tras el discurso del Rey de Malasia, tuvieron lugar sendos brindis).

Permitidme invitar a todos los presentes a brindar por la ventura personal de Vuestras Majestades, por la felicidad del pueblo de Malasia y por la amistad entre nuestros dos países.

(A continuación brindó el Rey de Malasia)

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+