Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey ante la Suprema Corte de Justicia de la República de Uruguay

Uruguay(Montevideo), 14.11.1996

S

eñor Presidente de la Suprema Corte, Señores Ministros,

Le agradezco sus amables palabras y dirijo un saludo muy afectuoso a quienes en este país trabajan en la Administración de Justicia y se esfuerzan en construir una sociedad, en la que el imperio del derecho sea fundamento de la convivencia social.

La característica histórica fundamental del Poder Judicial de la Republica Oriental de Uruguay ha sido la defensa de su independencia respecto a los otros poderes estatales, garantía del adecuado funcionamiento democrático, de la correcta aplicación de las leyes y de la defensa de los derechos de los ciudadanos.

En la actualidad, la Administración de Justicia uruguaya se encuentra en proceso de reforma, como ocurre en otros muchos países de América Latina. Se pretende con ello modernizar la estructura de los tribunales, agilizar los procedimientos y renovar las normas para aproximarlas a las necesidades Sociales.

La participación de Uruguay en el Mercado Común del sur hace, además, necesario adaptar su sistema judicial a la nueva realidad regional, capacitando a sus miembros para aplicar y desarrollar adecuadamente el nuevo derecho comunitario.

La integración económica obliga a la adopción de medidas con una rapidez y una eficacia tales que impulsen el desarrollo y permitan la plena participación de la sociedad en los beneficios del progreso.

Somos países de culturas jurídicas comunes que pertenecen además a ámbitos políticos regionales en vías de creciente integración.Con esa finalidad, y teniendo en cuenta los resultados positivos de experiencias anteriores, se han instrumentado programas de cooperación que abarcan un amplio campo de actividades.

Estoy seguro de que el entendimiento y colaboración entre los jueces de nuestro dos países tendrán efectos positivos en la mejor administración de la justicia, así como en el conocimiento de la práctica judicial y las técnicas de formación de los miembros de la judicatura.

Señor Presidente, Señores Ministros,

Agradezco su invitación a visitar esta Suprema Corte, símbolo de la defensa de los derechos de la persona, máximo exponente del Estado de Derecho en Uruguay. Les animo a seguir en su honrosa tarea de defensa de la legalidad y promoción de la Justicia.

 

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+