Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena oficial ofrecida por el Presidente de Chile

Santiago de Chile, 13.11.1996

S

eñor Presidente , Señora de Frei:

Hace ahora seis años que la Reina y yo tuvimos la satisfacción de visitar por primera vez estas entrañables tierras chilenas, tan alejadas en la geografía como próximas en los sentimientos. Pudimos entonces compartir el optimismo de un pueblo que enfrentaba el futuro con entusiasmo e ilusión, firme en los valores democráticos profundamente cimentados en el acervo cultural de los chilenos.

El año pasado nos complacimos en recibir en Madrid a Vuestra Excelencia y a vuestra distinguida esposa El corto tiempo transcurrido había ratificado con creces ese optimismo general que comprobamos en nuestro viaje.

La ocasión en que se desarrolla esta nueva visita es tan, importante como simbólica. Chile acaba de ser excepcional anfitrión de la VI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, una notable aportación para consolidar esta Comunidad Iberoamericana de Naciones que compartimos orgullosamente.

El tema que con tanto acierto habéis escogido como inspirador de esta Cumbre, "Gobernabilidad para una Democracia Eficiente y Participativa", constituye en sí mismo todo un estimulante programa político que va a enriquecer al conjunto de nuestra Comunidad. Combina las esencias y principios fundamentales de la democracia con la eficacia en la gestión de los gobiernos emanados de la voluntad popular, único y verdadero poder constituyente.

Valoramos en toda su extensión, Señor Presidente, el mensaje de apego a los valores democráticos que Chile ha proyectado a nuestra Comunidad de Naciones.

Señor Presidente, nos complace comprobar la activa incorporación de su país a los movimientos regionales que aseguran la consolidación de un proyecto político de gran trascendencia para Iberoamérica, y al propio tiempo, agradecemos con el mismo interés su preocupación por subrayar los vínculos históricos que unen a todos los países de nuestra familia iberoamericana.

Hemos seguido también con atención y simpatía los esfuerzos de su Gobierno por hacer compatibles desarrollo y equidad en la búsqueda de una mayor justicia social. Compartimos singularmente esta aproximación humanista a la modernidad, en la línea de pensamiento que protagonizó y prestigió su recordado padre, el gran Presidente Frei Montalva, que ocupa un muy merecido lugar en la Historia reciente de Chile.

También es ésta ocasión propicia para reiterar solemnemente el agradecimiento de España a Chile y a sus gentes. Desde los lejanos tiempos de la colonia hasta los más inmediatos, las tierras de Chile han atraído y dado hospitalidad a mis compatriotas, que en ellas encontraron un espacio amigo y prometedor para realizar su proyecto vital. Todos contribuyeron a hacer grande este país y en nombre de ellos, ciudadanos de dos patrias, quiero agradecer en su persona, Señor Presidente, la generosidad de la acogida del noble pueblo chileno.

Los nuevos tiempos traen también otros modos de vida. El renovado intercambio de experiencias y de personas tupe ahora esta vieja trama de relaciones, dando nueva proyección a nuestros intereses compartidos. Comprobamos, por eso, complacidos, tanto el incremento sostenido de nuestros intercambios como el aumento, todavía más importante, de las relaciones humanas. Es un campo de desarrollo ilimitado que ofrece excepcionales posibilidades a Chile y a España, y palpables beneficios a nuestros ciudadanos.

También nos sentimos orgullosos por haber contribuido a desarrollar el nuevo y promisorio marco de relaciones entre Chile y la Unión Europea, que se abre tras la reciente suscripción por su Gobierno del Acuerdo Marco de Cooperación.

Estamos convencidos de que la importancia y potencialidad de las nuevas relaciones con la Europa unida no deben quedar limitadas al rígido cálculo de los intercambios contables.

 

 

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+