Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el encuentro con la colectividad española en Sao Paulo

Brasil(Sao Paulo), 12.07.2000

Q

ueridos compatriotas,

En nuestros viajes por América, el encuentro con las colectividades españolas aquí afincadas es uno de los acontecimientos que la Reina y yo atendemos con mayor ilusión.

Para nosotros es causa de gran satisfacción comprobar, una y otra vez, cómo las generaciones mayores habéis sabido haceros un lugar de trabajo y bienestar en estas tierras de acogida.

Es motivo de orgullo observar los frutos derivados de vuestro esfuerzo y la admirable capacidad de adaptación de que habéis dado muestra.

Vuestros hijos y nietos -estoy seguro de ello- comparten con nosotros y con el resto de los españoles la admiración por lo que habéis llevado a cabo y la gratitud por vuestro ejemplo.

Mucho han hecho también los que se quedaron en España. Así como vosotros habéis contribuido seria y constructivamente a la prosperidad del Brasil, los que permanecieron en la patria se afanaron en mejorar el país de nuestros padres. La España de hoy es una España pujante, vitalista, emprendedora, tolerante y en acelerado proceso de modernización. Un país que mira al mañana no sólo con confianza, sino con permanente voluntad de superación.

Esta España moderna y desarrollada ha reconocido su compromiso con Iberoamérica de acuerdo con su renovada fortaleza. Hoy se hace aquí presente a través de sus inversiones, de su cooperación técnica, de sus exportaciones y de su creciente prestigio en los foros europeos y mundiales.

Las características de los españoles que ahora vienen a América ponen bien de manifiesto este cambio radical. Ya no llegan, ciertamente, sin amparo y a lo desconocido. Vienen con el flujo inversor o solicitados como técnicos expertos para los proyectos que se han puesto en marcha. Pero el espíritu es el mismo: una gran fe en sí mismos, una generosa disposición al esfuerzo y una voluntad de contribuir al mayor desarrollo y bienestar de Brasil.

Entre todos compartís una singular responsabilidad. Sois aquí la cara visible de España. Sois los depositarios de nuestro prestigio. Os está encomendada, de hecho, la imagen de España en Brasil.

Es una alegría venir hasta vosotros para deciros estas cosas. Para que sepáis que valoramos lo que habéis hecho y lo que hacéis. Aunque lejos físicamente, España os sigue necesitando para su proyección en estas acogedoras tierras brasileñas.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+