Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de clausura de la XXIV Convencion de Obra Social y Cultural de las Cajas de Ahorro de España

Santander, 19.05.1998

H

e recibido con gran satisfacción la invitación de Caja Cantabria y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros para clausurar esta XXIV Convención Nacional de sus Obras Sociales, que se enmarca dentro de los actos institucionales del centenario de la fundación de la entidad cántabra que nos acoge.

Esta satisfacción trae causa, en primer lugar, de la especial significación que para las Cajas de Ahorro tienen las Obras Sociales, que son sus señas de identidad por excelencia y con las que contribuyen al desarrollo de ámbitos tan importantes de nuestra vida diaria como el cultural, el docente, el asistencial, el deportivo, el investigador y el medio ambiente.

La reunión que hoy clausuramos es la prueba más evidente de vuestra permanente voluntad de actualización, proponiendo a través de un intercambio de ideas y experiencias, una serie de propuestas capaces de hacer frente a los retos de un escenario social en constante evolución, y a las necesidades de los distintos segmentos sociales, que requieren respuestas adecuadas y a veces inmediatas.

Os felicito por la profundidad de los planteamientos que habéis desarrollado durante estos días, por su proyección hacia temas tan actuales y de tan denso contenido como la unión monetaria, el voluntariado y el medio ambiente, y, en definitiva, por el acento ético y el compromiso con la sociedad que inspiran vuestras actuaciones.

Con estos caracteres, las Cajas de Ahorros justificáis y correspondéis a vuestro arraigo social, al mismo tiempo que asentáis sólidamente vuestra Obra Social y Cultural en el presente inmediato, que os reclama continuar una dedicación más que centenaria a los intereses generales de la sociedad española, a cuyo desarrollo y progreso habéis siempre contribuido.

Por otra parte, estoy seguro de que acertaréis a llevar a cabo, con igual éxito, vuestra actividad de captación del ahorro y de financiación en el marco de la Unión Monetaria, de la que somos parte. El establecimiento de la moneda única constituye un hecho histórico de extraordinaria importancia y sienta las bases de un nuevo escenario económico que requerirá una atención permanente y un esfuerzo continuado de todos nuestros sectores productivos y del sector financiero, en el que las Cajas de Ahorro tienen un peso tan relevante. Os animo a responder a las nuevas cuestiones que este horizonte más amplio y complejo nos plantea con ilusión y profesionalidad.

Hay una segunda razón por la que me resulta especialmente grato este encuentro con vosotros. Es ésta la primera vez que vengo oficialmente a Santander, una ciudad que es testimonio ejemplar del proyecto de modernización de España que mi bisabuelo el Rey Alfonso XIII procuró, y que los santanderinos y los cántabros habéis continuado y acrecentado en esta hermosa tierra vuestra.

Y es la primera vez que vengo a Cantabria desde hace demasiados años, cuando aún cursaba la Educación General Básica y acompañe privadamente a los Reyes a Laredo para unas competiciones deportivas. Por tanto, me llena de alegría venir e interrumpir, felizmente, esta ausencia prolongada.

Un hito significativo de este camino de modernización y progreso es la fundación, hace ahora un siglo, del Monte de Piedad que hoy es Caja Cantabria. Como ya se ha apuntado, la Reina Regente Doña María Cristina aprobó los estatutos de aquella Entidad que, desde su fundación, ha llevado el nombre del Rey, su hijo, quien, por su parte, estuvo presente en los acontecimientos más importantes del incipiente desarrollo de esta Caja, y entre ellos, en la colocación de la primera piedra del edificio que nos alberga, en una jornada brillante para la región montañesa y para la Corona.

Esta recíproca relación, nunca interrumpida, y que Su Majestad el Rey ha refrendado al aceptar la Presidencia del Comité de Honor de vuestro centenario, me da ocasión para expresar mi confianza en que esta entidad seguirá manteniendo el papel relevante que le corresponde en el avance hacia el futuro de la sociedad cántabra.

A través de ella me dirijo también a los hombres y mujeres de esta Comunidad tan querida, animándoles a actualizar su glorioso pasado y los ilustres nombres que la honran y honran a España, con nuevas y mejores empresas, conforme a su antigua y bien probada nobleza.

Termino deseándoos a todos que la feliz coincidencia de la celebración de esta reunión con el centenario de Caja Cantabria, sea garantía  de larga vida y numerosos éxitos para vuestros respectivos afanes y objetivos, por los que hago sinceros votos.

Queda clausurada la XXIV Convención Nacional de Obra Social y Cultural de las Cajas de Ahorro de España.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+