Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la apertura de curso y conmemoración del XXV Aniversario de la UNED

Madrid, 13.11.1997

C

on mi presencia aquí quiero ante todo asociarme a la celebración del vigésimo quinto aniversario de la Universidad Nacional de Educación a Distancia y elogiar la fidelidad con que ha cumplido en este cuarto de siglo sus objetivos fundacionales.

La creación de la UNED supuso una significativa innovación en nuestro panorama universitario. Respondió, desde luego, a las necesidades de una sociedad española en evolución, pero ha sabido además adelantarse a ella, asimilando continuamente la sustancia de los cambios, muchos de ellos históricos, que se han producido a lo largo de los años, y convirtiendo cada una de sus experiencias en punto de arranque de nuevos y más sólidos avances.

A través de la aplicación del principio de igualdad de oportunidades, este centro tiene un lugar destacado en el proceso de democratización de la enseñanza superior.

Democratización que supone, como bien sabéis quienes enseñáis, y sobre todo los alumnos que aquí aprendéis, un compromiso exigente para quienes lo contraen y una especial responsabilidad hacia la sociedad española.

Esta casa tiende  desde su formación un puente institucional entre el mundo de la Universidad y el del trabajo. No porque sea la única cuyos alumnos trabajan mientras cursan sus estudios, sino porque son los trabajadores el núcleo que fundamentalmente la nutre.

Incorporáis así a nuestro panorama educativo, y en su más alto nivel, las virtudes y preocupaciones del mundo laboral, su esfuerzo incansable para transformar la realidad, mediante la capacidad y competencia profesional, encauzándola hacia la obtención de resultados visibles y útiles para todos.

A través de este intercambio, la Universidad amplía positivamente su función y experiencia social, insertándola en las exigencias de la vida real, y quienes viven y manejan directamente los problemas cotidianos aprenden a resolverlos con la eficacia y más amplia perspectiva que sólo aquí pueden obtener.

Sois, además, adelantados en la utilización de los avances tecnológicos al servicio de la enseñanza superior. La utilización de material audiovisual tiene en vuestra metodología un lugar especialmente destacado, conforme a las exigencias específicas de la educación a distancia.

Esta novedad no tiene un valor meramente funcional. Significa también una apuesta por el progreso. Al vincular los valores y contenidos universitarios a los sistemas de comunicación, proyectáis su mensaje en el escenario en que se dirime nuestro futuro y le atribuís el protagonismo que le corresponde en la creación del horizonte conceptual y los signos de identidad que van a definir o que están definiendo ya el mundo de la próxima generación.

La misión que se os confió hace veinticinco años fué la de crear una comunidad universitaria amplia y plural, fundada en conocimientos científicos y culturales que sirvan de unión y fomenten el progreso y la solidaridad. Estas palabras suenan como un aldabonazo en nuestras conciencias, sobre todo en las de quienes somos jóvenes y universitarios.

Porque construir juntos una España que a nadie excluya y que se identifique por su ambición científica y cultural es un desafío a la altura de nuestro tiempo y de las ilusiones y esperanzas con que nos preparamos a darle forma.

Tenemos que asumir el testimonio de quienes nos hicieron a lo largo de los siglos, sin olvidarlo ni trocearlo, y construir con él un proyecto de vida en común actualizado y de largo alcance, que exprese con claridad quiénes somos y atraiga el respeto de quienes nos rodean.

Os animo a iniciar este curso y el tiempo venidero con fidelidad a este propósito y la lucidez y constancia necesarias para lograrlo. Y como no podría serde otra manera tenéis mi apoyo en vuestro empeño.

Queda inaugurado el curso académico 1997-1998 de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+