Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en su Visita Oficial a la sede de la Soberana y Militar Orden de Malta

Italia(Roma), 25.05.1999

A

lteza Eminentísima,Eminencias, Excelencias Reverendísimas, Miembros del Gran Magisterio,Excelencias,

En esta mi primera visita oficial no puedo dejar de recordar las ya largas y fructíferas relaciones históricas y diplomáticas que siempre han existido entre la Corona y la nación española con la Soberana y Militar Orden de Malta.

En memorables ocasiones caballeros aragoneses, mallorquines, castellanos y catalanes han participado en destacadas empresas de la Orden y han sido españoles diez de sus Grandes Maestres.

No puedo dejar de evocar hoy aquí que en 1530 mi antecesor Carlos I donó a los Caballeros de la Orden el archipiélago maltés, y que bajo el reinado de Felipe II las galeras melitenses participaron con las españolas y pontificias en el triunfo de la Batalla de Lepanto.

España ha mantenido relaciones seculares con la Soberana y Militar Orden de Malta, con la que además me une una relación personal muy emotiva al haber recibido el sacramento del Bautismo en la Capilla del Palacio Magistral de manos del entonces Cardenal Pacelli.

España reconoce y aprecia en todo su valor la acción humanitaria y hospitalaria que desempeña la Orden en distintas partes del mundo en favor de los más necesitados.

Las acciones emprendidas por varios de sus capítulos en Albania y Macedonia para paliar, en la medida de sus posibilidades, el sufrimiento de las poblaciones desplazadas por el odio étnico en Kosovo, son un espléndido testimonio de esta labor y constituyen un ejemplo de su vitalidad.

En esta ocasión ha quedado de manifiesto la capacidad de la Orden, a través de sus diferentes grados de implantación, para reaccionar con celeridad y eficacia ante una emergencia internacional.

Igualmente son muy señaladas las obras que la Soberana Orden de Malta ejecuta en distintos países especialmente en Iberoamérica y África.

La sociedad española no es sólo consciente de estos esfuerzos, sino que además tiene la oportunidad de comprobar en su territorio la labor desempeñada por la Asamblea española y sus miembros, a quienes envío un cordial saludo en la persona de su Presidente.

Deseo y confío que a partir de esta visita se puedan incrementar las acciones que conjuntamente ejecutan España y la Soberana y Militar Orden de Malta en aras de la concordia y la paz internacionales.

Una vía en la que creo que debemos profundizar, es la de la puesta en común de los recursos humanos y hospitalarios de la Orden, por un lado, y, por otro, la cooperación internacional española, siguiendo el ejemplo de acciones conjuntas ya llevadas a cabo a través de la Asamblea española y ampliándolas a nuevas acciones encauzadas directamente por Vuestra Cancillería.

Es para mí muy grato realizar esta visita oficial a la Soberana Orden de Malta en fechas ya inmediatas a la celebración del novecientos aniversario de su fundación.

Al asociarme de esta forma a tan histórica efeméride, y en prueba de afecto y reconocimiento, me satisface mucho, Alteza Eminentísima, imponeros el Collar de la Orden de Isabel la Católica.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+