Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la "Hermandad Gallega" de Caracas

Venezuela(Caracas), 09.09.1977

S

eñor presidente de la Hermandad Gallega de Caracas:

La gira americana de un Rey de España es también la visita a los españoles residentes a este lado del Atlántico. Una visita que nos viene directamente del corazón, con el deseo de saludaros y de traeros el recuerdo siempre vivo de la España que dejasteis.

Pronto se cumplirán quinientos años de la primera llegada de España a América y, desde aquella ya lejana fecha de 1492, este Continente ha visto aparecer oleada tras oleada de compatriotas nuestros, dispuestos a labrarse, con su esfuerzo y con su ingenio, un porvenir digno y seguro.

Galicia participó en la empresa desde el principio. Santiago fue el patronímico que con mayor frecuencia se entronizó en el Nuevo Mundo, al darle nombre a las ciudades de nueva creación. De manera natural, las familias gallegas, en el lar, hablaban y hablaban de sus parientes "que fueron para América". Se van a cumplir cinco siglos de tradición y, con la perspectiva de hoy, podemos afirmar que esta América tan entrañable, y que tanto nos vincula, lleva de alguna manera el sello del esfuerzo gallego, así como Galicia se abre y se complementa a través de sus hijos de esta orilla.

La Reina y yo sabemos del apego con que mantenéis vuestras costumbres; de las virtudes ancestrales y sólidas de la Galicia de siempre, que perviven en vuestros hogares como ejemplo para vuestros hijos; de vuestra laboriosidad, tenaz y seria, garantía segura de vuestro propio futuro y del de esta tierra que tan generosa acogida os ha dispensado.

En esta hora de fraternal entendimiento entre Venezuela y España, yo he querido expresaros hoy aquí el respeto profundo que sentimos hacia cuanto significa vuestra presencia en América, la fe que tenemos en el éxito de vuestro trabajo y la simpatía con que siempre esperamos vuestras visitas al terruño y a las familias que allí os esperan y añoran. Vuestra "morriña" se ve compensada por la que allí tenemos de vosotros.

Con esa nostalgia, como expresión de un permanente recuerdo, y con vuestras virtudes como seguridad de un futuro próspero, decid conmigo:

¡Viva Galicia!

¡Viva España!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+