Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en la cena ofrecida por el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

Madrid, 10.10.1977

S

eñor Presidente, señora:El reencuentro decisivo de México y España, que consagra tan singularmente vuestra presencia entre nosotros, ha sido rubricado por el calor con que os ha acogido el pueblo español y el amplio eco que estáis teniendo en los medios de comunicación.

Canarias, Sevilla, Barcelona y toda Navarra esperan con emoción vuestra próxima visita. Se podrá dar cuenta, señor Presidente, con esta gira de la diversidad de España, dentro de su gran unidad histórica y nacional. La exposición "México 77" y la exposición cultural que hoy habéis inaugurado, nos devuelven una visión histórica y actual de un México, tan profundo y diverso, como esencialmente vivo y dinámico.

Vuestra histórica llegada a España habrá tenido así, junto a las lógicas y previsibles consecuencias del estrechamiento de los lazos y la consolidación de las corrientes afectivas que unen a nuestros dos países, la difusión entre nosotros de la rica realidad de los Estados Unidos Mexicanos. Los sentimientos de humanidad, que desde hace siglos nos vienen vinculando, han de reforzarse perfeccionando el conocimiento mutuo y actualizándolo de manera constante. Agradecemos profundamente el gran esfuerzo que México acaba de hacer en favor de ese entrañable y muy necesario objetivo y nos felicitamos por su espléndido éxito.

Señor Presidente;Es nuestro vivo deseo que vuestra permanencia entre nosotros constituya un venturoso hito en vuestro quehacer presidencial y un recuerdo luminoso y muy personal entre las grandes satisfacciones de vuestra vida pública toda. La talla de gobernante y de intelectual que os ha precedido y la dimensión humana que irradia vuestra persona, han despertado entre nosotros esa mixtura de respeto, afecto y simpatía que sólo aureola la presencia de los hombres egregios.

Permitidme que, esta noche, y agradeciéndole muy sinceramente vuestra hospitalidad mexicana, con estos cantos que tan cerca tengo de mi corazón, brinde por ese gran pueblo que encabezáis y me reitere en los deseos de ventura y felicidad para vuestra persona y para toda vuestra familia.

¡Viva México!, ¡Viva España!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+