Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey con motivo de la Pascua Militar

Palacio Real de Madrid, 06.01.2005

Q

ueridos compañeros,

Es para mí un motivo de gran satisfacción celebrar la Pascua Militar, junto a esta representación de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, acompañado por la Reina y por los Príncipes de Asturias.

Nos reunimos de nuevo para rendir homenaje a los miembros de la Familia Militar que con su trabajo, dedicación y sacrificio contribuyen a engrandecer esta noble profesión cuya razón de ser radica en el servicio a España y a los españoles.

Quiero que mis primeras palabras sirvan para expresar nuestra más profunda conmoción y enorme pesar por los miles de víctimas y desaparecidos, entre ellos compatriotas nuestros, a consecuencia del terrible maremoto que acaba de asolar las costas de tantos países amigos.

Debemos proseguir en nuestro esfuerzo de solidaridad hacia los países afectados para contribuir a la plena recuperación de las zonas devastadas, asistiendo a los heridos, apoyando y reconfortando a tantas personas que han perdido a sus seres queridos y que necesitan de la cooperación internacional.

El año que ha concluido permanecerá en nuestra memoria marcado por el muy hondo dolor del brutal atentado terrorista del 11 de marzo en Madrid.

A las víctimas de aquel acto de barbarie, a todas las víctimas del terrorismo, les dedicamos nuestro más emocionado homenaje y recuerdo. A sus familias y a cuantos padecen las muy dolorosas secuelas del terrorismo les hacemos llegar nuestro abrazo, nuestra cercanía, nuestra más profunda solidaridad y entrega.

La lucha contra el terrorismo es hoy más que nunca un objetivo irrenunciable para una sociedad libre, democrática y que ama la paz, como es la española. Desde la unidad, la firmeza del Estado de Derecho y la cooperación internacional, debemos reafirmar nuestra determinación para acabar definitivamente con el terrorismo.

Agradezco las amables palabras y la detallada exposición que acaba de dirigirnos el Señor Ministro de Defensa, con un resumen de las actuaciones llevadas a cabo por el Ministerio y una exposición de los planes y previsiones para el futuro.

Hace pocos días, el Gobierno de la Nación ha aprobado la nueva Directiva de Defensa Nacional. Establece las líneas generales de actuación de la política de defensa y las directrices para su desarrollo. Pone de manifiesto el importante papel que desempeñan nuestras Fuerzas Armadas, cuyos mandos, con su amor a la responsabilidad, competencia y entrega, son acreedores de mi total confianza y la de sus subordinados.

Unas Fuerzas Armadas que en este año que acaba de finalizar han cumplido quince años desde su primera participación en misiones de mantenimiento de la paz y de ayuda humanitaria más allá de nuestras fronteras.

Quince años repletos de éxitos y demostraciones de la valía de nuestros profesionales, aunque también de momentos de tristeza por la pérdida de seres queridos.

Mi reconocimiento y sentido recuerdo para todos aquellos que han fallecido en el cumplimiento del deber.

Sin lugar a dudas, podemos sentirnos orgullosos de que en estos años se haya afianzado plenamente la voluntad de España de aportar su esfuerzo solidario para alcanzar un mundo mejor.

Con el objetivo de ser un instrumento cada día más eficaz, nuestras Fuerzas Armadas han seguido su camino de modernización y evolución acorde con nuestro entorno. Un camino que requiere un esfuerzo en dos direcciones.

Por una parte, de la sociedad para dotar a sus Fuerzas Armadas de medios adecuados; y, por otra parte, de las Fuerzas Armadas para sacar el máximo rendimiento a los mismos y, de este modo, responder al esfuerzo colectivo que supone la adquisición de un equipamiento cada vez más moderno y sofisticado.

Quiero detenerme, aunque sea brevemente, en el proceso de profesionalización de nuestro personal. Este año se ha producido la incorporación a filas de los primeros reservistas. Ello viene a cubrir una de las áreas que quedaban pendientes en dicho proceso.

Esta figura permite que cualquier ciudadano pueda cumplir con su derecho fundamental de participar en la defensa de España y, por otro lado, aporta a las Fuerzas Armadas la ventaja de la formación y experiencia de que disponen los reservistas.

Además, también se está realizando un gran avance con la adecuación de los títulos de técnico militar para su homologación con los títulos otorgados por la educación pública. Ello repercutirá muy positivamente en la reincorporación laboral de aquellos que finalicen su período de servicio en las Fuerzas Armadas.

No me cansaré de repetir que los hombres y mujeres que integran la Institución Militar son un bien muy valioso con el que no hay que escatimar esfuerzos, tanto en atención como en preparación.

Mi recuerdo especial para quienes hoy están cumpliendo con su deber fuera de nuestras fronteras y lejos de sus familias, especialmente en estas fechas tan entrañables.

El amor a España que siempre ha inspirado a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil, debe seguir guiando vuestro quehacer diario, en el marco de nuestra Constitución, al servicio de nuestra sociedad, una sociedad que reconoce y valora vuestra entrega. En esa labor siempre contareis con el respaldo, reconocimiento y aliento de la Corona.

Sigamos trabajando, juntos todos los españoles, para construir una España cada día mejor, desde el pleno respeto a nuestra Constitución, preservando su espíritu integrador.

Una Constitución a la que debemos muchos años de armónica convivencia, de envidiable modernización y de avanzada articulación territorial.

Una Constitución de incalculable valor para que España siga progresando unida, en democracia y libertad.

Antes de finalizar, deseo agradecer muy sinceramente las cariñosas palabras de felicitación dirigidas por el Señor Ministro, en nombre propio, del Ministerio de Defensa y de todos los componentes de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, a la Familia Real.

Para concluir, sólo me queda reiteraros que contáis con todo mi reconocimiento y afecto y expresaros, en mi nombre y en el de toda mi Familia, nuestra más calurosa felicitación y los mejores deseos para este año que comienza a todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, unos sentimientos que hacemos extensivos a vuestras familias.

¡VIVA ESPAÑA!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+